sábado 07.12.2019

El sector del girasol de Cuenca busca soluciones que eviten la desaparición del cultivo

El sector del girasol busca soluciones que eviten la desaparición del cultivo
El sector del girasol busca soluciones que eviten la desaparición del cultivo

Productores, operadores y extractores de girasol se han reunido este viernes, en la sede de ASAJA en Cuenca para buscar soluciones que frenen la desaparición de este cultivo, que según afirman está siendo muy castigado por la baja rentabilidad y la dura competencia de países de fuera de la UE.

Los responsables de ASAJA de Castilla-La Mancha y Castilla y León, o del grupo industrial Sovena, han demandado que se establezcan límites al aceite girasol procedente del Mar Negro, que se vende en España a un precio mucho más competitivo "porque no tienen que cumplir las exigencias que se tienen que cumplir aquí, y eso abarata los costes".

Así lo ha explicado el presidente de ASAJA en Castilla y León, Donaciano Dujo, que ha subrayado que hay "una obligatoriedad de que se identifique su procedencia y el consumidor pueda elegir".

Y se ha mostrado convencido de que el consumidor apostará por el producto nacional "y aquellos que traen aceite tan barato del Mar Negro se lo tendrían que comer".

Por su parte, el representante del Grupo Sovena, Miguel Costa, ha asegurado que la industria está interesada en que haya producción en España y están haciendo esfuerzos para que el girasol "sea más interesante económicamente para el agricultor" y que los rendimientos sean mejores.

Las organizaciones agrarias han señalado también que la nueva negociación de la PAC hace temer una rebaja de los presupuestos, por lo que tampoco se puede contar con que las ayudas compensen la baja rentabilidad de este cultivo, aunque también han señalado que lucharán para que se mantengan las ayudas.

El secretario regional de ASAJA en Castilla-La Mancha, José María Fresneda, ha abogado por encontrar un "acuerdo de mínimos" que permita mantener al sector y beneficiar a toda la cadena.

En Castilla y León se cultivan en torno a 300.000 hectáreas de girasol, mientras la provincia de Cuenca ha perdido cerca de un tercio de la superficie que cultivaba hace unos años, pero se mantiene como la primera del país con 135.000 hectáreas. 

Más información en vídeos 
Comentarios