martes 7/12/21

ARMH critica que municipios respondan "con silencio" a su idea de honrar a deportados

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Cuenca ha colocado placas de papel ante el silencio de los ayuntamientos conquenses
ARMH Cuenca critica que municipios respondan "con silencio" a su idea de honrar a deportados
ARMH Cuenca critica que municipios respondan "con silencio" a su idea de honrar a deportados

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Cuenca ha criticado que los municipios conquenses a los que han solicitado la colocación de placas en el suelo en memoria de los deportados de dichas localidades a los campos nazis han "respondido con silencio" a su petición.

En el marco de las investigaciones que están realizando sobre los deportados de la provincia a campos nazis, en la primavera pasada arrancaron este proyecto de colocación de placas en el suelo en memoria de estos hombres en los municipios en los que nacieron o vivieron, frente a los que fueran sus domicilios. Queremos así llevar a todos los pueblos este pequeño homenaje que se inició con la primera placa en recuerdo de Dositeo Moreno Barrios, colocada en el año 2017 en Tarancón por petición de su familia, según ha informado ARMH Cuenca en nota de prensa.

Así, empezaron solicitando la colocación de una placa en el cementerio de Buendía en memoria de sus seis deportados y las placas arriba citadas frente a las casas a los consistorios de La Peraleja, Villaconejos de Trabaque, Huete, Alcázar del Rey, El Provencio, Cuenca y Olmeda del Rey el pasado mes de mayo. Este último municipio, cuya alcaldesa es Ana Isabel Martínez Checa (PP), ha sido el único que ha respondido a su solicitud y, de hecho, se han colocado dos placas allí en homenaje y recuerdo de Alfredo Ruescas Fernández y Félix Murcia García. En ambas ocasiones ha estado presente la alcaldesa acompañando a familiares de los deportados y vecinos, por lo que le han mostrado su agradecimiento por "ser un ejemplo de concordia y reparación".

"El resto de consistorios han respondido con silencio tras haber contactado con ellos y reenviarles las solicitudes registradas por email en todos los casos salvo Cuenca capital. Ninguno ha rechazado la propuesta y ninguno la ha aceptado tras cinco meses. En El Provencio se nos solicitó más información y documentación, tras remitirle a su alcalde todas las pruebas documentales que tenemos, por registro y por mail, y haber llamado al Ayuntamiento en numerosas ocasiones este mes, de nuevo el silencio por respuesta", han lamentado.

Para la ARMH esta "no es una cuestión de presupuesto", ya que todos los costes de la placa y la mano de obra de su colocación corren a cuenta de la asociación sin cargo alguno para las arcas municipales. "Solo pedimos la autorización para proceder a la colocación de la pequeña placa de 11x17 centímetros en la acera frente a los domicilios de los deportados y una algo más grande en el cementerio de Buendía. Un pequeño homenaje que recuerde que en esa casa vivió un vecino que fue víctima de los campos de concentración nazis y de los crímenes contra la humanidad que allí se cometieron", han explicado.

Ante tal "irrespetuosa indiferencia" de las instituciones locales han recorrido la provincia colocando placas simbólicas en papel en los lugares donde deberían estar ya colocadas las que honran a "nuestros vecinos más olvidados". "De esta manera, siquiera por un instante, les hemos devuelto a sus pueblos, les hemos nombrado en sus calles rebelándonos ante esta totalmente intencionada ocultación a través del silencio. Indiferencia con la que están tratando a estos convecinos que durante más de 80 años han sido terriblemente olvidados y sus historias soterradas con total alevosía y desprecio. Con este proyecto intentamos poner un granito de arena y avanzar en el reconocimiento de los sufrimientos y crímenes que sufrieron los conquenses que se vieron sumidos en el infierno de los campos de concentración nazis", han defendido.

"Frente a los que consideran que recordar a los olvidados es inconveniente para sus intereses electorales, las elecciones de 2011 las perdieron igualmente ante Cospedal sin haber movido un dedo por la memoria histórica. También frente a aquellos que aún sienten nostalgia de la dictadura, con todo lo que esto conlleva en una democracia. Frente a ellos se impone el recuerdo de los hechos y el padecimiento de las víctimas, que no solo merecen respeto víctimas de ETA en este país nuestro. Lo que pasó, pasó y ya no debería ser enmascarado en base a la propaganda de un estado dictatorial pretérito", han espetado.

Finalmente, han querido "reconocer y honrar a José Escolano Enebra (Poyatos), Ruperto Buenache García (Alcázar del Rey), Gregorio Sánchez del Olmo (La Peraleja), Joaquín López Alarcón (El Provencio), Braulio Cano Saiz (Cuenca), Patricio Carralero Paje (Villaconejos de Trabaque), Baldomero Bonillo Peña (Huete), Jacinto Bonilla Chacón (Huete). "Y en Buendía, Amadeo Algarra del Saz, Blas Arias Martínez, Manuel Camarero Horcajada, Alberto Palomino de la Cruz, Francisco Razola Gumiel, Olegario Serrano Calero y Gabriel Toro de la Cruz. Se podría decir que es una lista de la muerte, solo Baldomero Bonillo Peña Y Olegario Serrano Calero sobrevivieron, pero ni el sufrimiento ni las muertes de todos ellos parece importar a los ayuntamientos de los pueblos que los vieron nacer".

Comentarios