Estudian limitar el aforo a las Chorreras del Cabriel tras once rescates de bañistas

El Gobierno de Castilla-La Mancha reforzará la vigilancia en Chorreras de Cuenca y llama a la responsabilidad para respetar la prohibición de baño
Enguídanos: el paraíso natural con el agua más limpia de Euopa está en Cuenca
photo_camera Estudian limitar el aforo a las Chorreras del Cabriel tras 11 rescates de bañistas

El Ayuntamiento de Enguídanos (Cuenca) está preparando un borrador para la limitación de aforo, a un máximo de 400 visitantes al día, en el paraje natural de las Chorreras del Cabriel, donde este lunes otro bañista, el número once en lo que va de verano, ha tenido que ser rescatado tras sufrir una caída. 

Así lo han indicado a Efe fuentes del Consistorio de Enguídanos, que han explicado que, de momento, esa limitación de aforo es un "borrador" que los técnicos deben perfilar.

En concreto, 200 visitantes entrarán por la zona que corresponde al término municipal de Enguídanos y otros 200 por la zona de Víllora, "sin turnos" y en horario de 9 a 20:00 horas.

En lo que va de verano al menos once bañistas han tenido que ser rescatados de esta zona; el último este lunes cuando los bomberos de Motilla del Palancar evacuaron a un hombre de 43 años por una posible fractura de tobillo, según han informado fuentes del servicio de emergencias 112 de Castilla-La Mancha.

El aviso del suceso tuvo lugar sobre las 19:15 horas y el rescate se prolongó durante una hora porque el accidentado tuvo que ser porteado.

En lo que va de verano, según fuentes municipales, al menos once personas, de entre unos 20 y 40 años, han tenido que ser rescatadas de esta zona de pozas, donde sólo en tres está autorizado el baño.

El Ayuntamiento de Enguídanos ha hecho de nuevo un llamamiento a la precaución y a la necesidad de cumplir las normas, al tiempo que ha recordado que es un paraje natural, "un barranco de un río", que conlleva riesgos, y no "un parque acuático". 

Este paraje natural está declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO desde el año 2019´.

REFUERZO DE LA VIGILANCIA

Por su parte, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha reforzará la vigilancia en el monumento natural, al tiempo que apela a la responsabilidad de los visitantes para respetar la prohibición del baño existente en el monumento.

En declaraciones a Europa Press, el delegado de Desarrollo Sostenible en la provincia, Rodrigo Molina, ha recordado que en este monumento natural ya se reguló el tráfico que podía entrar a la zona, con 48 coches por cada uno de los dos aparcamientos que hay, y que ahora está en trámite la regulación del aforo máximo diario.

"Posiblemente, cuanta menos gente acceda al monumento menos accidentes se registren", ha indicado Molina, pero desde Desarrollo Sostenible "tampoco se sabe si yendo menos gente va a haber menos accidentes, porque si hay algún irresponsable que no hace caso a los carteles...".

Por este motivo, el delegado de la consejería en la provincia asegura que "si aún así se siguieran produciendo, se podría llegar a prohibir el baño en toda la zona", un baño que hasta ahora solo está permitido en varias pozas que implican menor peligrosidad, estando señalizadas tanto las prohibidas como las permitidas.

Del mismo modo, para garantizar que se cumplen las normas hay seis ecovigilantes del Ayuntamiento de Enguídanos en la zona, además de contar con vigilancia tanto de Guardia Civil como de agentes medioambientales.

"Aún así hay gente que va allí a bañarse, se salta las normas, lleva neveras, lleva sillas", ha explicado Molina, quien además lamenta que los carteles que indican la prohibición de baño "constantemente los están arrancando".

Además, la mayoría de los accidentes están ocurriendo "en una poza donde hay un cartel bien grande que avisa de que está prohibido el baño porque hay cascada de unos siete metros que termina en piedra".

Por ello, la medida que se plantea el Gobierno regional a corto plazo es aumentar la vigilancia en todo el monumento natural tanto por parte de los agentes medioambientales como de la Guardia Civil y los ecovigilantes para ir viendo la evolución.

Además, esta zona es una zona "peligrosa", según Molina, en donde la orografía complicada del terreno unido a la actividad de una central hidroeléctrica en la zona hace que haya ocasiones en las que el nivel de agua pueda subir repentinamente hasta los 2 metros de altura.

"En alguna ocasión esta subida de agua se ha llevado a algún bañista", ha indicado el delegado de Desarrollo Sostenible, quien además ha continuado haciendo un llamamiento a la responsabilidad para que se cumplan las normas.

Un reforzamiento que se va a llevar a cabo todos los días durante el mes de agosto, el que por estadística tiene mayor número de accidentes se registra.

NORMAS DEL VISITANTE

Entre estas normas del visitante del monumento natural están la obligatoriedad de aparcar en los dos aparcamientos habilitados para tal fin y realizar la reserva de aparcamiento, puede haber incremento del causal sin previo aviso por la actividad de la central hidroeléctrica, dentro del monumento natural se deberá circular por el sendero de la izquierda, está prohibido pisar las cascadas así como las zonas donde fluye el agua, el baño únicamente se podrá hacer en las pozas señalizadas y está prohibido hacer fuego y fumar.

Del mismo modo, también quedan prohibidas las sombrillas, sillas, mesas, carros y todo lo que pueda dañar la roca. Las neveras de plástico son desaconsejadas, preferiblemente de tela, y se prohíbe el uso de flotadores, colchonetas y manguitos.

También está prohibido llevar vidrio, verter basura en el medio natural y las mascotas deben ir atadas en todo momento y su baño también está prohibido.

Comentarios