Las Casas Colgadas se iluminarán de azul el Día Mundial del Refugiado

El Ayuntamiento de Cuenca se suma a la iniciativa internacional que la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) viene impulsando desde hace unos años para conmemorar el Día Mundial del Refugiado, que se celebra el 20 de junio

Las Casas Colgadas de la ciudad de Cuenca se iluminarán de azul en el Día Mundial del Refugiado
photo_camera Las Casas Colgadas de la ciudad de Cuenca se iluminarán de azul en el Día Mundial del Refugiado

El Ayuntamiento de Cuenca se suma a la iniciativa internacional que la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) viene impulsando desde hace unos años para conmemorar el Día Mundial del Refugiado, que se celebra el 20 de junio.

Esta iniciativa consiste iluminar de azul, el color de las Naciones Unidas, edificios emblemáticos para rendir homenaje al valor y el espíritu de superación de millones de personas en el mundo que se han visto obligadas a abandonar sus hogares por la guerra, la violencia y la persecución.

En Cuenca, la noche del 19 al 20 de junio, se vestirán de azul, símbolo del cielo que une a todas las naciones, las Casas Colgadas, edificio emblemático de nuestra ciudad.

Otras ciudades españolas han querido también participar en “La noche azul”. Así, al mismo tiempo que las Casas Colgadas de Cuenca, se iluminarán la Puerta de Alcalá de Madrid, el edificio de la Junta General del Principado de Asturias, los ayuntamientos de Pamplona, Toledo, Ciudad Real y Albacete, la Iglesia de San Ginés de Guadalajara y el Palacio de Ibaigane, sede del Athletic Club de Fútbol, ubicada en el centro de Bilbao.

En años anteriores, han participado en esta acción el Empire State Bulding en Nueva York, la Torre Eiffel de París, el Coliseo de Roma o las Torres de Tokio.

ACNUR confía que en los próximos años serán muchas más las ciudades que se sumen a “La noche azul” para homenajear a más de 45 millones de personas desarraigadas en el mundo por conflictos como los de Siria, Malí, Sudán o la República Democrática del Congo.

Comentarios