miércoles 22/9/21

Cuenca perderá dos escuelas rurales y ganará otras dos el próximo curso, según ANPE

Según ANPE, cerrarán las de Chumillas y Olmedilla de Alarcón y abrirán las de La Hinojosa y Jábaga
La reapertura de escuelas rurales, un balón de oxígeno para pueblos pequeños de Castilla-La Mancha
Imagen de archivo de una clase de un colegio

El sindicato de Enseñanza ANPE en Cuenca ha avanzado que el próximo curso escolar cerrarán dos aulas unitarias en la provincia, las de Chumillas y Olmedilla de Alarcón, y abrirán otras dos, en La Hinojosa y Jábaga.

El presidente del sindicato en Cuenca, José Vicente Villalba, ha indicado que las dos escuelas que cierran pertenecen a los Colegios Rurales Agrupados (CRA) de Campillo de Altobuey y Las Valeras, mientras que la de La Hinojosa pertenece al de Villares del Saz.

En el caso de Jábaga, el nuevo colegio cuya construcción había anunciado ya el Gobierno regional no tiene abierta la matrícula y no está definido si estará adscrito al CRA “Elena Fortún” de Villar de Olalla.

En este sentido, los responsables de ANPE han matizado que primero tiene que ejecutarse la obra de rehabilitación y luego se realizarán los traslados de expedientes de los alumnos que quieran cursar sus estudios en el nuevo centro, a la vez que han avanzado que la Delegación de Educación tiene ya a ocho familias que se han comprometido a llevar a sus hijos.

El sindicato también ha lamentado el cierre del CEIP San Julián de la capital conquense, que acogerá el futuro Centro de Estudios Penitenciarios y ha considerado que se deberían haber hecho las cosas con mayor transparencia y diálogo, en beneficio de las familias y los docentes.

Villalba ha asegurado que el cierre supone la pérdida de cuatro puestos de trabajo docentes, que se suman a otros siete por diversos motivos el próximo curso en distintas localidades de la provincia, como Campillo de Altobuey, Casasimarro o Honrubia.

Los dirigentes del sindicato han valorado el papel desempeñado por los docentes, los alumnos y las familias en el curso que está a punto de concluir, especialmente en lo referente a las medidas aplicadas para contener la pandemia.

Aún así, Villalba ha destacado que hasta el 15 de abril se habían contagiado un 8,7% de docentes en Cuenca, “que demuestran que casos ha habido, y no pocos”.

El presidente de ANPE también ha confiado en que de cara al curso que viene se mantengan y también se aumenten los refuerzos docentes en los centros educativos, y que la distancia sea de 1,5 metros para poder mantener la ratio máxima de 21 alumnos.

Asimismo, ha resaltado que a Cuenca apenas ha llegado un centenar de docentes “de los más de 3.000 que había anunciado el presidente de Castilla-La Mancha, y que luego fueron 800”.

Comentarios