martes 29/9/20

Cuenca acoge la III Asamblea del Movimiento Ibérico Antinuclear

La ciudad de Cuenca acoge este sábado la III Asamblea del Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA), en la que se pasará revista a los diversos problemas relacionados con la energía nuclear que hay en la Península Ibérica. En particular, se valorará cual es la situación del Proyecto de Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas (Cuenca).

El Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA) está constituido por una centena de organizaciones ambientales y sociales de España y Portugal y su objetivo es conseguir "liberar a la Península de la amenaza nuclear". La implicación de las organizaciones portuguesas se debe a los impactos transfronterizos de las instalaciones nucleares españolas, especialmente a través de los ríos Tajo y Duero, ha explicado en nota de prensa el movimiento.

La central nuclear de Almaraz, refrigerada por el Tajo, supone un "claro riesgo para los habitantes del país vecino y el proyecto de mina de uranio de Retortillo-Santidad (Salamanca), también lo sería si finalmente se explotara, pues está en plena cuenca del Duero", han advertido.

El ATC de Villar de Cañas también está en el orden del día de esta asamablea, pues pretenden realzar el riesgo que supondría la construcción del ATC en Villar de Cañas. "Los terrenos son claramente inapropiados, como demuestran varios informes geológicos encargados por el propio Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Pese a estos informes tan negativos, este organismo ha informado favorablemente para la elección de este emplazamiento, por lo que le Ministerio de Energía ha otorgado la Autorización de Emplazamiento", han criticado.

De igual modo, han recordado que el CSN ha emitido ese informe favorable sin estar completa la caracterización de los terrenos, como demuestra el hecho de que ENRESA continua realizando catas, mediciones y pruebas. "Mediciones que, por cierto, han sido duramente criticadas por los inspectores del CSN al considerarlas deficientes y contradictorias", han asegurado.

Según el MIA, la paralización de este proyecto es meramente de sentido común, a la vista de las características de los terrenos y del valor natural que suponen.

Más información en vídeos 
Comentarios