La CHJ restaura los cauces afectados por las tormentas del mes de febrero en Cuenca

La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha iniciado los trabajos de restauración en cauces de su dominio en la provincia de Cuenca por las tormentas y las crecidas del pasado mes de febrero, que en la capital supusieron varios desbordamientos

La Confederacíon Hidográfica del Júcar restaura los cauces afectados por las tormentas del mes de febrero en Cuenca
photo_camera La Confederacíon Hidográfica del Júcar restaura los cauces afectados por las tormentas del mes de febrero en Cuenca

La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha iniciado los trabajos de restauración en cauces de su dominio en la provincia de Cuenca por las tormentas y las crecidas del pasado mes de febrero, que en la capital supusieron varios desbordamientos y acumulación de arbolado por desprendimientos.

Así lo ha adelantado hoy la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Júcar, María Ángeles Ureña, quien ha visitado las obras de emergencia que se ejecutan a su paso por la capital.

Ureña ha explicado que los trabajos en todo el territorio durarán tres meses y costarán 500.000 euros.

En concreto, se actúa en el río Júcar, desde el nacimiento en Tragacete (Cuenca) hasta el embalse de Alarcón, un tramo que afecta principalmente a los términos de Alarcón, Cuenca, Fresneda de Altarejos, Huélamo, Mariana, Tragacete, Uña, Valverde del Júcar, Villalba de la Sierra y Villar de Olalla.

En esos puntos, la caída y debilitamiento de un importante número de árboles y el arrastre de restos vegetales y troncos originó en febrero, a raíz del temporal de lluvia, viento y nieve, el taponamiento de algunos tramos del río.

Así, la actuación planteada en este tramo, que ejecuta la empresa Tragsa, se centra en la retirada del abundante arbolado caído en el cauce, y restos inertes que han quedado obstaculizando el cauce.

Según la CHJ, también se actúa en otros cauces, como en el río Moscas y varios afluentes, desde las pedanías de Mohorte y La Melgosa, en el término municipal de Cuenca, hasta su desembocadura en el río Júcar, así como en el río Huécar; y en los cauces de los arroyos Eigidillo, de la Vega y Pajarón.

El objetivo es mejorar la capacidad hidráulica y así evitar o disminuir los riesgos de inundaciones cuando se produzcan nuevas avenidas.

Ureña ha estado acompañada por el alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal; el presidente de la Diputación Provincial, Benjamín Prieto, y el subdelegado del Gobierno en Cuenca, Francisco Montalvo.

Tras la reunión de trabajo en el Consistorio, han visitado un tramo del río Moscas en el que los operarios están trabajando.

Allí, el regidor Ángel Mariscal ha agradecido que se hayan atendido las peticiones realizadas desde el Ayuntamiento "de forma tan rápida y eficiente" y que el 50 por ciento del presupuesto, 250.000 euros, esté destinado a Cuenca y las pedanías.

Comentarios