Dos detenidos acusados de robar en canteras donde produjeron daños

La Guardia Civil de Cuenca ha esclarecido cinco delitos y un hurto cometidos en explotaciones de áridos de la provincia que han dado como resultado la detención en Madrid de dos hombres de nacionalidad española, de 50 y 26 años

La Guardia Civil de Cuenca ha esclarecido cinco delitos y un hurto cometidos en explotaciones de áridos de la provincia que han dado como resultado la detención en Madrid de dos hombres de nacionalidad española, de 50 y 26 años, a los que se les imputan daños en las explotaciones por valor de más de dos millones de euros.

Así lo han explicado este miércoles el subdelegado del Gobierno en Cuenca, Ángel Mariscal, y el jefe de la comandancia de la Guardia Civil, Fernando Montes, en una rueda de prensa donde han ofrecido detalles de la detención realizada a finales del pasado mes de febrero.

Las investigaciones comenzaron a raíz de una denuncia por robos y daños el pasado mes de agosto en dos explotaciones de áridos en las localidades de San Lorenzo de la Parrilla y Mota de Altarejos, donde la Guardia Civil siguió una línea de investigación que les llevó a la identificación de uno de los autores. Tras una exhaustiva vigilancia llegaron hasta el otro de los detenidos en la localidad madrileña de Rivas-Vaciamadrid, donde se localizó el vehículo implicado en los robos.

A los detenidos, a los que les constan antecedentes policiales, se les han imputado cinco delitos de robo y daños y otro de hurto cometidos en las localidades de Alcázar del Rey, Carrascosa del Campo, Castillo de Garcimuñoz, Mota de Altarejos, Paredes y San Lorenzo de La Parrilla.

Mariscal ha destacado que en estos delitos eran más graves los daños que ocasionaban que el material sustraído ocasionando en varias ocasiones la paralización de las explotaciones e incluso llegando al extremo de tener que despedir a trabajadores para poder ponerlas en marcha otra vez dado el alto coste de las reparaciones.

El 'modus operandi', ha relatado el subdelegado, era desplazarse de noche hasta las explotaciones de áridos, a las que accedían a través de un butrón, y una vez dentro cortaban las piezas que les interesaban con sopletes de gas, para posteriormente darse a la fuga. Entre los objetos sustraídos hay gran variedad de piezas, cableados e incluso "estructuras metálicas completas", ha señalado Mariscal.

Comentarios