sábado 29/1/22

Bajo el lema 'Reutiliza y estampa', el Taller de Grabado de la Fundación Antonio Pérez va a llevar a cabo en San Clemente (Cuenca) los próximos días 12 y 13 de diciembre un taller de tampografía.

Marta Muñoz y María Aurora Escribano impartirán este taller en tres sesiones, dos de las cuales se desarrollarán el sábado a las 10.30 y a las 17.00 horas, mientras que la tercera se llevará a cabo a partir de las 10.00 horas del domingo, según ha informado la Diputación de Cuenca en nota de prensa.

Dirigido a todas las edades, incluidos niños acompañados por adultos, este taller de tampografía está concebido para un máximo de 20 plazas, el precio de inscripción se ha fijado en 20 euros y los participantes tendrán que llevar la tela donde estampar; es decir, desde cojines y manteles a trapos de cocina y pañuelos.

Con este taller se pretende acercar al alumno una técnica de estampación conocida como tampografía, que consiste en un proceso de impresión por transferencia mediante un tampón de silicona, grabado en hueco sobre una placa plana y pasa de ésta a la superficie a imprimir.

Debido a la versatilidad de esta técnica y en busca de la concienciación de los alumnos, en este taller se prevé estampar sobre reciclado; es decir, antes de tirar, mejor diseñar y reutilizar. Así, pensando en estos manteles antiguos, juegos de sábanas, cojines, camisetas, calcetines y cualquier otro textil que haya por casa, este taller formará a los participantes para darles otra vida personalizándolos.

En la primera jornada, la del sábado por la mañana, se impartirá una introducción a esta técnica y se abordará el diseño del dibujo para el tampón. Ese mismo día, pero por la tarde, se mostrará a los alumnos el traspaso del dibujo a la plancha y el ahuecado de ésta. El taller se completará con la sesión del domingo por la mañana, que se centrará en la estampación, desde la preparación de telas hasta la elección de colores o las pruebas de estampación.

En total, nueve horas de formación, en la que los alumnos saldrán preparados para disfrutar con la técnica de la tampografía y darle "una segunda vida" a aquellos textiles que ya tenían guardados en el cajón sin utilidad aparente alguna.

Comentarios