PP denuncia que aún siguen sin funcionar las telemarquesinas de autobuses

El Grupo Popular del Ayuntamiento de Cuenca ha instado al equipo de Gobierno a buscar un solo ciudadano que haya visto funcionar las telemarquesinas de los autobuses, que según el concejal Darío Dolz ya están activadas

El portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Cuenca, Pedro J. García Hidalgo, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este viernes
photo_camera El portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Cuenca, Pedro J. García Hidalgo - Archivo

El Grupo Popular del Ayuntamiento de Cuenca ha instado al equipo de Gobierno a buscar un solo ciudadano que haya visto funcionar las telemarquesinas de los autobuses, que según el concejal Darío Dolz ya están activadas en diferentes puntos de la capital.

Los 'populares' formularon una pregunta en el Pleno del viernes pasado sobre cuándo iban a instalarse estas pantallas que indican el tiempo que tienen que esperar los viajeros y obtuvieron por boca de Dolz una respuesta que califican de "broma", pues según dijo ya están funcionando pero muchas personas no lo habían podido ver, según ha informado el PP en nota de prensa.

Según el contrato con la concesionaria de autobuses, las telemarquesinas deberían llevar un año y medio en las paradas más importantes de la capital. A fecha de hoy, dicen desde el PP, "nadie ha visto las telemarquesinas salvo el señor Dolz". Los 'populares' consideran que "se trata de una excusa ridícula y absurda" y retan a los socialistas a que encuentren a algún vecino que haya visto el "extraño fenómeno de ver en marcha estas pantallas".

El Grupo Popular ha añadido a su denuncia que tampoco funciona la web que debía informar en tiempo real del paso de los vehículos por las paradas, una cuestión que también estaba incluida en el contrato con la empresa adjudicataria.

El PP cree que lo que está ocurriendo con las telemarquesinas es una "auténtica tomadura de pelo" porque tras más de un año sin que nada se supiera de su instalación, ahora se intenta hacer creer a los usuarios que "justo cuando ellos llegan a la parada dejan de funcionar porque se ha caído el sistema".

Los 'populares' creen que "se trata de una burla hacia los pocos usuarios que quedan, ya que desde que Ávila es alcalde el servicio ha perdido más de 600.000 viajeros". Una cifra que, según el PP, "no es de extrañar tras la supresión de líneas y paradas, subidas de precio, y disminución de frecuencias".

En este sentido, también han criticado la nueva supresión de un autobús en la línea 12 que conecta con la estación del AVE, que nuevamente ve reducido el servicio. Según el PP, "esta es una mala noticia no sólo para los vecinos de la capital sino también para los turistas que llegan a nuestra ciudad".

Comentarios