miércoles 18/5/22

PP denuncia que Ávila ocultó una sentencia para maquillar un déficit real

De otro lado, el portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Cuenca, Pedro J. García Hidalgo, también ha denunciado que el Ayuntamiento mantiene "cerca de 600 nuevas actividades" pendientes de licencia

El portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Cuenca, Pedro J. García Hidalgo, durante la rueda de prensa ofrecida este jueves
El portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Cuenca, Pedro J. García Hidalgo, en rueda de prensa - Archivo

El Grupo Popular en el Ayuntamiento de Cuenca ha denunciado que el alcalde Juan Ávila ocultó intencionadamente una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM) que eximía de pagar el impuesto de instalaciones, construcciones y obras (ICIO) a la UTE constructora del nuevo hospital.

La razón de esta ocultación, según indican los 'populares' en un comunicado, es que el efecto de la sentencia hubiera variado sustancialmente las cuentas del Consistorio, ya que el Ayuntamiento en lugar "de arrojar el superávit de 349.973,67 euros que vendió Ávila, habría presentado un déficit de 1.882.318, 43 en 2013".

El PP afirma que Ávila conocía la sentencia desde marzo de 2014, que fue "silenciada por los socialistas en la comisión de 24 de abril en la que se dio cuenta de la liquidación de 2013". En ese momento, los concejales del PP ya advirtieron que existía esa sentencia, y que debería tenerse en cuenta a la hora de realizar las cuentas, a lo que el responsable de hacienda, Enrique Hernández Valero indicó que ésta no era firme, cuando en realidad sí lo era.

Los 'populares' creen que Ávila ocultó esta sentencia, que le obligaba a devolver 800.000 euros que ya había ingresado la empresa y a eliminar del apartado de ingresos en la cuenta de 2014 más de 2.200.000 euros. El portavoz Pedro J. García Hidalgo ha dicho que el alcalde "no quería aparecer como titular de uno de los pocos ayuntamientos de España que, tras recibir más de 40 millones del gobierno de España por el plan de pago a proveedores, arrojaba déficit".

La "jugada de Ávila" es, según el PP, seguir escondiendo este hecho, pues a pesar de que no tendrá más remedio que reconocer esta sentencia en la liquidación de 2014, ésta no se aprobará, seguramente, antes de las próximas elecciones, con lo que el alcalde "volverá a engañar" a los conquenses. Además, en los presupuestos de 2015, que aún no se han aprobado, "deberá consignarse la devolución de los 800.000 que la empresa ya abonó indebidamente".

Sobre este asunto, el PP presentó una alegación a la cuenta general el pasado 12 de diciembre pidiendo que se incluyera este dato en la liquidación, pues supone el 5% de la recaudación neta del ejercicio, y si se hubiese tenido en cuenta, lo habría alterado considerablemente. "Queda demostrado que el superávit que vendió Ávila era absolutamente falso y que ocultó deliberadamente la sentencia que modificaba sus cuentas pasando de superávit a déficit", dice Hidalgo.

El Ayuntamiento mantiene "cerca de 600 nuevas actividades" pendientes de licencia

De otro lado, el PP de Cuenca también ha denunciado que la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) de la ciudad "mantiene más de 600 nuevas actividades pendientes de licencia", de las que cerca de 400 "están esperando resolución desde 2012".

El portavoz ha señalado que cerca de un centenar de estos expedientes "corresponde a actividades calificadas, es decir, molestas, nocivas o peligrosas", por lo que ha reclamado al Ayuntamiento "más celo en su control", según ha informado el PP de Cuenca en nota de prensa.

García Hidalgo ha manifestado que "180 expedientes presentados en 2014, más de la mitad de los registrados en este año, siguen sin resolverse", añadiendo "muchos de ellos sólo solicitan cambios de titularidad".

Además de las licencias de actividad, el PP ha asegurado que "en el caso de las licencias de obra menor, la media de espera para su tramitación es de 5 meses", afirmando que "podrían resolverse en un plazo de siete días".

PP denuncia que Ávila ocultó una sentencia para maquillar un déficit real
Comentarios