miércoles 26/1/22

CCOO de Cuenca ha denunciado irregularidades en el centro de discapacitados intelectuales de Cadi Crisol al haber subrogado la empresa Eulen todos los servicios de las cuatro empresas --Albie, Clece, Capio e Integra-- encargadas hasta el momento de su gestión.

Según el secretario general de Federación de Enseñanza de CCOO de Cuenca, David García Serrano, la empresa Eulen se hizo con estos servicios, "a sabiendas de la repercusión negativa que tendría esta nueva gestión en los contratos de los trabajadores", ha informado el sindicato en nota de prensa.

García ha afirmado que la empresa "dice que hay que echar a gente porque no hay presupuesto para mantener a los trabajadores, cuando la razón principal de la falta de presupuesto", mientras que ha dicho que la razón es que "Eulen realizó una oferta temeraria a la baja para quedarse con los servicios de las anteriores empresas gestoras"

Actualmente, ha apuntado García, los siete trabajadores han sido despedidos por Eulen, "sin que la Junta de Comunidades de Castilla-La mancha haya dicho ni hecho nada para remediarlo, lo que dice mucho de la sensibilidad que el Gobierno muestra por estos colectivos de discapacitados".

Por su parte, el secretario general de CCOO en Cuenca, Pedro Lúcas Bermúdez, ha afirmado que "lo peor de todo, es que la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha ha permitido que esta situación se produzca con dinero público, con conocimiento de causa y sin tener en cuenta que los usuarios son discapacitados intelectuales".

Además, ha apuntado que "La Junta y la empresa Eulen están viendo a los usuarios como un producto y como un beneficio económico".

Según la presidenta del comité empresa, María Pilar Chicano Olmo, Eulen no ha seguido el protocolo correspondiente y no ha convocado al comité para negociar la nueva situación laboral, pero en cambio "sí han convocado una reunión informal con los trabajadores, amenazándoles con despedir a ocho empleados si no aceptaban rechazar el complemento personal".

Comentarios