martes 20/10/20

Una alumna de Cuenca logra un 9,95 en selectividad, la nota más alta en CLM

Eva María Grande, la alumna de Cuenca que ha logrado un 9,95 en la selectividad, la nota más alta en CLM
Eva María Grande, la alumna de Cuenca que ha logrado un 9,95 en la selectividad, la nota más alta en CLM

Una alumna de Cuenca, Eva María Grande, ha conseguido la mayor nota en la prueba de Evaluación de Acceso a la Universidad (EvAU), de Castilla-La Mancha con un 9,95 sobre 10, una nota que le servirá para estudiar el grado en Economía y Negocios Internacionales, la Universidad de Alcalá de Henares.

En una entrevista con Efe, la alumna ha explicado que el secreto de su éxito académico es "constancia y esfuerzo", ya que con ello se se puede conseguir cualquier meta que una persona se proponga y, como consejo, recomienda no agobiarse y "no echar la lotería", sino ir estudiando a diario, porque con ello "la selectividad va a ser mucho más fácil".

La alumna ha explicado que ha cursado el Bachillerato de Ciencias Sociales porque le encantan las matemáticas y la economía, ya que son sus asignaturas favoritas junto con Inglés.

De cara al salto a la universidad, ha explicado que no se va a "agobiar ni a presionar" aunque reconoce es un "gran cambio" porque supondrá que tenga que dejar a la familia y amigos, pero ha afirmado que eso es necesario en la vida para "crecer y ser más independiente".

"Salía de los exámenes y lo primero que hacía era llamar a mi madre y le decía que me habían salido muy bien", ha afirmado Grande, que sin embargo admite que iba con "miedo e incertidumbre" y que incluso dudaba de si se acordaría de lo que había estudiado.

Asimismo, ha admitido que no esperaba haber obtenido la nota de la EVAU en Castilla-La Mancha.

Para distraerse, esta joven se vuelca en sus aficiones, que son la música y el deporte, ya que toca el clarinete, y como liberación, juega al voleibol.

De hecho, ha explicado que ir a entrenar y jugar partidos le ayudaba a desconectar de los estudios, para luego volver con la mente "relajada" y "despejada".

"Desde que empecé el instituto, siempre he estudiado dos días antes de el examen", ha confesado la alumna, que sin embargo ha añadido que en Bachillerato comenzó a estudiar una semana antes de los exámenes porque "bajo presión no se rinde bien".

Este ritmo de estudio lo incrementó tres semanas antes de los exámenes finales, cuando se levantaba a las 8:00 de la mañana y estudiaba hasta las 14:00 y luego de 16:00 a 21:00 horas.

De este modo, esta alumna ha opinado que lo "difícil" es el bachillerato, porque a su modo de ver la EVAU "es un repaso y hacer el examen". 

Más información en vídeos 
Comentarios