jueves 6/8/20

UPA pedirá que no acepten que la CHG recorte las dotaciones de agua para regadío

Asaja también se opone a que la CHG "meta la tijera" a los riegos en el Alto Guadiana
UPA pedirá que no acepten que la CHG recorte las dotaciones de agua para regadío
UPA pedirá que no acepten que la CHG recorte las dotaciones de agua para regadío

El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Castilla-La Mancha, Julián Morcillo, ha pedido a los participantes en las Juntas de Explotación de las diferentes masas de aguas que no acepten "ningún recorte" en las actuales dotaciones que tienen asignadas para riegos de cultivos leñosos y herbáceos.

Morcillo, en rueda de prensa este martes en Ciudad Real, ha afirmado que se va a pedir a la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) que mantenga los actuales niveles de regadío para 2020 durante la reunión que celebrarán las Juntas de Explotaciones y donde se analizarán los planes anuales de extracción.

Ha recordado que no admitirán que las actuales dotaciones de las masas de agua sufran rebaja en base a justificaciones como la disminución de las reservas en los acuíferos porque "en otras épocas de sequía" no se produjeron estas rebajas, ha apuntado.

A preguntas de los periodistas, ha señalado que ni el estado del actual Acuífero 23 justifica la rebaja de estas dotaciones, puesto que, ha señalado, "es un ente vivo" que puede cambiar y recuperarse con las lluvias en los próximos meses.

En la actualidad, Mancha Occidental I y II y Rus-Valdelobos cuentan con una dotación de 1.500 metros cúbicos anuales para leñosos y 2.000 para herbáceos, mientras que Consuegra-Villacañas, Sierra de Altomira y Lillo-Quintanar con 1.500 metros cúbicos anuales para leñosos y 2.200 para herbáceos.

El responsable de UPA Castilla-La Mancha ha explicado que cualquier propuesta que la CHG presente en los próximos días a las Juntas de Explotación de las masas de agua del Alto Guadiana, si plantease recortes superiores a los actuales de las dotaciones en el riego de la próxima campaña, debería contar con el rechazo tanto de los representantes de los regantes como de la consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural.

Morcillo se ha referido, aquí, a la necesaria revisión en profundidad del proceso de planificación del Guadiana y que "se haga una estimación de los recursos disponibles de cada una de las masas de agua y se cuantifique el volumen que tienen nuestros acuíferos".

Ha asegurado que no se pueden calcular los recursos disponibles de los acuíferos del Alto Guadiana en base a un programa informático que plantea una simulación que, ha enjuiciado, "no refleja la realidad de las extracciones reales de los últimos 30 años sin saber la capacidad total de almacenaje de nuestros acuíferos y con una red piezométrica incompleta".

También ha mostrado la preocupación de su organización por las importantes modificaciones que se introducen en el nuevo programa de actuación porque "persisten en los errores de planificación, manteniendo los recursos disponibles de las masas de agua", ha considerado.

Asimismo, porque establecen una nueva fórmula de cálculo para el recurso extraíble basada en los recursos disponibles totales de la masa y los derechos legales de los regantes.

Y ha ampliado la preocupación porque "el simple hecho de cambiar de fórmula de cálculo" provoque variaciones importantes en los recursos máximos extraíbles de los regantes, independientemente de la situación del acuífero.

ASAJA TAMBIÉN SE OPONE

Por su parte, la organización agraria Asaja ha mostrado también su oposición a que la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) "meta la tijera" a los riegos en el Alto Guadiana.

Abel Alcolea, presidente de la Sectorial del Agua de Asaja Ciudad Real, en un artículo de opinión remitido a los medios de comunicación este martes, ha asegurado que su organización se negará en rotundo a esta decisión de la CHG, ya que la provincia de Ciudad Real "lleva soportando, durante más de 25 años, las limitaciones de agua y siendo perjudicada por la mala gestión" que viene haciendo el organismo de cuenca.

Ha insistido en que "año tras año" ha exigido que no se recorten las dotaciones de los planes de extracciones anuales, ya que los agricultores afectados están regando con el 50 % de sus derechos, con dotaciones tres veces inferiores a las que se autorizan a agricultores que están dentro de la misma cuenca en otras provincias.

"La historia climática ha demostrado que la pluviometría funciona intercalando ciclos secos y ciclos húmedos" por lo que, ha abundado, "exigimos, como mínimo, las mismas dotaciones de agua que hemos venido utilizando desde hace más de 20 años".

Con ello, ha asegurado, "hemos conseguido elevar el nivel de los acuíferos desde su cota más baja, registrada en 1995, hasta la más alta, en 2013, estando los niveles en la actualidad, y a pesar de no ser un año húmedo, "en una situación más que aceptable si lo comparamos con los niveles de hace una década".

Por otro lado, Alcolea ha señalado la necesidad de contar con "estudios veraces que nos digan realmente con qué agua contamos" en los acuíferos "para hacer una planificación sostenible de los recursos que tenemos".

Y ello, ha aseverado, porque "para alcanzar esa sostenibilidad debe existir un equilibrio y no se puede pretender conseguir el buen estado de una masa de agua a costa de menoscabar la actividad económica principal de esta zona que es la agricultura".

Finalmente, ha señalado que no se puede obviar la situación en la que se encuentra el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, si bien "es cierto" que la solución a este problema ya se resolvió hace más de 20 años y "no es otra que la derivación de agua en períodos secos desde el Trasvase del Tajo-Segura hacia este humedal" a través de la conocida como Tubería de la Llanura Manchega.

Más información en vídeos 
Comentarios