domingo 17/1/21

La vida se ralentiza en los pueblos de la provincia de Ciudad Real, confinada

La entrada en vigor de ésta y otras medidas se ha dejado notar en una reducción importante de la actividad que a diario se produce en sus calles
La vida se ralentiza en los pueblos de la provincia de Ciudad Real, confinada - EFE/Beldad
La vida se ralentiza en los pueblos de la provincia de Ciudad Real, confinada - EFE/Beldad

La vida se ralentiza en la provincia de Ciudad Real cuyos pueblos y ciudades han amanecido confinadas este jueves y en donde la entrada en vigor de ésta y otras medidas se ha dejado notar en una reducción importante de la actividad que a diario se produce en sus calles.

El cierre de bares, cafeterías y churrerías, a primera hora de la mañana en Ciudad Real capital, ha dejado una imagen poco usual con persianas echadas y puertas cerradas en una ciudad donde hay cerca de 200 establecimientos de este tipo a los que cada mañana acuden muchas personas a tomar su primer café del día o desayunar.

Las terrazas de estos locales, que cada día amanecen con un buen número de clientes, permanecen cerradas con sillas y mesas apiladas, ante la mirada de algunos clientes habituales que no han ocultado que van a echar de menos poder disfrutar de un buen café, al menos, durante los próximos díez días.

Mariano González, a las puertas de la churrería 'La Hormiga', ha comentado a Efe que cada día acude a primera hora, antes de comenzar su jornada laboral, a tomar café con churros, pero este jueves se ha encontrado la puerta cerrada ya que él aún no se había enterado de que Ciudad Real y el resto de pueblos de la provincia se encuentran confinados.

El gerente de este negocio, José Antonio Herrera, no ha podido ocultar su decepción por la nueva situación que se vive con motivo de la pandemia, y ha dicho a Efe que para él y los cuatro trabajadores de la churrería esta noticia ha sido un "nuevo chaparrón que le ha mojado de lleno".

"Tenían que haber tomado medidas antes para evitar llegar a esta situación, porque ahora, lo que estamos pagando, son los encuentros y excesos de las navidades. Salvar La Navidad, tiene el coste ahora de cerrar muchos negocios", ha lamentado.

Los trabajadores de esta churrería han vuelto al ERTE, pero Herrera ha explicado que las ayudas que él como autónomo recibe serán en esta ocasión "la mitad" de las que recibió durante el primer confinamiento, entorno a los 400 euros que, ha reconocido, apenas le llegan para pagar los 380 euros de alquiler del local, mientras que siguen llegando pagos de seguros e impuestos.

Además, el cierre total les impide poder vender churros para llevar y la única alternativa que tienen es servir a domicilio, algo que, ha reconocido, es "toda una aventura".

Las calles de Ciudad Real, una ciudad principalmente de servicios, laten este jueves a menor ritmo que cualquier día normal, aún cuando en la calle se pueden ver personas moverse de un lugar a otro.

María Ruiz, que es la responsable de un comercio de ropa, ha asegurado que en estas primeras horas se ha dejado notar mucho la reducción de la afluencia de gente que desde otras localidades llegaban cada día para realizar compras en los comercios de Ciudad Real.

"Muy poca gente ha pasado la puerta esta mañana desde que hemos abierto. El temporal de frío y ahora el confinamiento, nos deja un inicio de mes muy difícil y duro cuando esperábamos mucha actividad económica con el periodo de rebajas", ha manifestado.

Los gimnasios son otros de los negocios que han tenido que cerrar sus puertas y muchos de sus clientes estos días tendrán que continuar su preparación en casa.

El reflejo de que la actividad se ha reducido mucho en las primeras horas de confinamiento se percibe también en las plazas libres de aparcamiento que quedan en la zona azul de la ciudad.

José Barriga, que es controlador de la ORA, ha señalado a Efe que el tráfico ha disminuido mucho a lo largo de estas primeras horas del jueves, sobre todo, ha dicho, porque "llegan muchos menos coches de los pueblos a hacer compras a la ciudad".

Esa menor afluencia de vehículos deja también situaciones poco habituales, como amplias zonas libres para poder aparcar en una ciudad donde "lo habitual es que el aparcamiento sea un bien preciado en determinadas horas del día", ha apuntado. 

Comentarios