jueves 28.05.2020

La sequía en Las Tablas de Daimiel compromete el futuro del porrón pardo

Según un informe, el porrón pardo tuvo en 2019 en Las Tablas de Daimiel una población de 19 parejas, lo que supone el 61 % de su población nacional
La sequía en Las Tablas de Daimiel compromete el futuro del porrón pardo - EFE/Beldad
La sequía en Las Tablas de Daimiel compromete el futuro del porrón pardo - EFE/Beldad

La grave situación ambiental que vive el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, en Ciudad Real, que se encuentra casi seco este invierno, compromete el futuro del porrón pardo (Aythya nyroca), una especie catalogada en peligro de extinción, que tenía en este espacio protegido un importante lugar de nidificación.

Según un informe al que ha tenido acceso Efe, el porrón pardo tuvo en 2019 en Las Tablas de Daimiel una población de 19 parejas, lo que supone el 61 % de su población nacional.

En España, según este informe, se tienen contabilizadas un total de 31 parejas, de ahí que Las Tablas de Daimiel en los últimos años se haya convertido en el lugar más importante para la conservación de esta especie en la Península Ibérica.

La Sociedad Española de Ornitológica (SEO/BirdLife) señala que "el escaso, exigente y enigmático porrón pardo, es una especie arisca y solitaria y un ejemplo paradigmático de la decadencia sufrida por los humedales españoles desde mediados del siglo pasado, cuando una agresiva política de desecaciones y transformaciones acabó para siempre con buena parte de la riqueza de esos singulares enclaves".

Hoy en día, asegura esta organización, solamente un puñado de parejas pervive en los mejores humedales levantinos, manchegos y andaluces, donde, de no ponerse remedio, está a punto de extinguirse como reproductor.

La conservación en España de esta especie depende de la situación en otros países donde hay poblaciones mayores que, sin embargo, se encuentran también en declive como consecuencia, sobre todo, de la pérdida de hábitat.

En estos momentos, el porrón pardo es la anátida más escasa de la fauna de España.

La situación de sequía que sufre el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel también está teniendo una importante repercusión en una planta como la masiega (Cladium mariscus) que está en una situación de estrés hídrico al encontrarse ya en dos años consecutivos en seco, comprometiendo su viabilidad.

La masiega es quizás la especie mas representativa de las tablas fluviales por desarrollarse en suelos turbosos, capaz de soportar la desecación temporal que sufre el humedal en los meses de verano, pero no así los periodos largos de sequía.

El Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel acogía hasta ahora el mayor masegar de España, un hábitat que la UE considera prioritario conservar.

La sequía del parque nacional, por el contrario, está produciendo una invasión de taray (Tamarix canariensis) en el vaso del humedal, que los técnicos del parque nacional tratan de controlar mediante trabajos silvícolas.

La difícil situación que atraviesan Las Tablas de Daimiel ha tenido también una importante repercusión en el uso público del parque, que en el año 2019 visitaron 150.000 personas, lo que supone 40.000 visitantes menos que los que lo visitaron en el año 2018.

Este descenso en el número de visitas corrobora que la afluencia de visitantes está estrechamente relacionada con el nivel de encharcamiento que presenta el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel.

Más información en vídeos 
Comentarios