lunes 6/12/21

Piden 23 años de cárcel para los dos implicados en el asesinato de Ángel Osorio

Prisión provisional sin fianza para los 2 detenidos por homicidio de Ángel Osorio. Imagen de archivo del fallecido Ángel Osorio y los juzgados de Valdepeñas (Ciudad Real)
Piden 23 años de cárcel para los dos implicados en el asesinato de Ángel Osorio

La Audiencia Provincial de Ciudad Real juzgará los días 28 y 29 de septiembre a los dos acusados del asesinato de Ángel Osorio, un vecino de Valdepeñas (Ciudad Real) que desapareció en mayo de 2013 y fue hallado sin vida meses después, para quienes se pide 23 años de cárcel para cada uno.

Según el escrito de conclusiones al que ha tenido acceso Efe, la Fiscalía pide penas de 23 años para V.M.D.M y J.C.G.P, los dos investigados a los que considera autores de un delito de asesinato, por lo que pide una pena de 20 años, y otro delito de robo con violencia en grado de tentativa, por lo que pide para ellos una pena de 3 años.

El escrito del fiscal señala que sobre las 2.15 horas del 26 de Mayo de 2013 ambos acusados vieron a la víctima en la puerta de su casa, momento que aprovecharon para acceder a ella con el ánimo de robarle.

Una vez en el interior de la vivienda, el acusado V.M.D.M y la víctima se enzarzaron en una discusión verbal, tras lo cual V.M.D.M. zancadilleó a Ángel Osorio provocando que este se desestabilizara y cayera al suelo.

En ese preciso momento, irrumpió en el interior de la vivienda el acusado J.C.G.P. y ambos comenzaron a agredir a la víctima, asestándole patadas y puñetazos, hasta el punto de provocar que quedara inconsciente.

Posteriormente, cuando la víctima estaba inconsciente, los dos acusados metieron en el maletero de un vehículo el cuerpo de la víctima y lo desplazaron hasta el paraje denominado "Nava Corta" en Daimiel.

Una vez en ese lugar, sacaron el del maletero el cuerpo de la víctima y V.M.D.M, en presencia del otro acusado y bajo su anuencia, haciendo uso de un arma blanca que no ha logrado ser identificada ni localizada y con ánimo de acabar definitivamente con la vida de Ángel Osorio -que estaba desprovisto de toda capacidad de defensa, puesto que permanecía inconsciente- le asestó cinco puñaladas en el tórax.

A continuación, ambos acusados, con el fin de dificultar e impedir el descubrimiento del cadáver, se adentraron en el terreno que estaba anegado de agua y arrojaron allí el cuerpo sin vida de la víctima, al que le quitaron el teléfono móvil y lo dejaron en un conducto de evacuación de aguas.

A finales del mes de octubre de ese mismo año, el cadáver de la víctima fue localizado en el lugar, cuando un agricultor estaba arando el terreno, después de que fuera intensamente buscado por las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado.

Comentarios