Aumentan las visitas en 2023 a Las Tablas y bajan en Cabañeros, al cerrar por lluvias

Así lo reflejan los datos de visitantes a los parques nacionales de Castilla-La Mancha facilitados por el Organismo Autónomo Parques Nacionales, que en su conjunto fueron visitados por casi 189.000 personas
Parques Nacionales da como extinguida la masiega en Las Tablas de Daimiel - EFE/Beldad
photo_camera En la imagen de archivo el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel - EFE/Beldad

El Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel registró durante 2023 un ligero aumento del número de visitantes, mientras que el número de visitantes al Parque Nacional de Cabañeros descendió ligeramente con respecto a 2022, debido a que varias de sus rutas estuvieron cerradas durante meses como consecuencia de los daños provocados por las intensas lluvias.

Así lo reflejan los datos de visitantes a los parques nacionales de Castilla-La Mancha facilitados por el Organismo Autónomo Parques Nacionales a EFE este martes, que en su conjunto fueron visitados por casi 189.000 personas.

El Parque Nacional de Cabañeros registró un descenso de un 1 por ciento en el número de visitas el pasado año, motivado especialmente porque sus rutas más frecuentadas -las rutas del Chorro y Rocigalgo, y la ruta del Boquerón del Estena-, permanecieron cerradas desde el 14 de diciembre de 2022 hasta el 3 de marzo de 2023 como consecuencia de los daños provocados por las intensas lluvias que afectaron a la Península Ibérica.

Esta circunstancia ha tenido un claro reflejo en el descenso de los datos de visitantes del parque nacional, que en 2023 registró 83.126 visitas, por debajo de las 100.000 anuales que solía recibir desde 2015, a excepción del año 2020 con motivo de la pandemia.

Célebre por haber estado a punto de convertirse en campo de tiro, el Parque Nacional de Cabañeros es refugio de grandes rapaces, cigüeñas negras y otras muchas especies en peligro de extinción, por lo que está considerado uno de los rincones protegidos más valiosos de los Montes de Toledo, comarca situada en la submeseta meridional, en pleno centro de España, en las provincias de Ciudad Real y Toledo.

Este parque nacional, cuyo plan de ordenación afecta a 90.611 hectáreas, incluye a dos poblaciones enclavadas en la provincia de Toledo -Los Navalucillos y Hontanar-, y a cuatro situadas en Ciudad Real: Horcajo de los Montes, Retuerta del Bullaque, Alcoba de los Montes y Navas de Estena, y está considerado como uno de los mejores ejemplos de hábitat de monte mediterráneo.

En cuanto al número de turistas que visitaron el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, el dato se mantiene por encima de los 100.000 por tercer año consecutivo, registrándose en 2023 un total de 108.460 visitas, una cifra muy similar a la de 2021 en la que se alcanzaron los 108.730 visitantes, y algo superior a los 107.780 turistas que pasaron por este humedal en 2022.

Los datos de visitantes quedan aún muy por debajo del registro histórico de 2010, cuando el parque nacional se inundó de agua por completo como consecuencia de un intenso periodo húmedo, lo que motivó que 398.740 visitantes decidieran acudir a disfrutar de un momento único.

Las Tablas de Daimiel, declaradas Parque Nacional en el año 1973, Reserva de la Biosfera en el 1981 e incluido dentro del Convenio Ramsar en el año 1982, es el último representante de un ecosistema denominado tablas fluviales, formación que se produce por el desbordamiento de los ríos Guadiana y Gigüela, y las descargas que producía el gran de la Mancha Húmeda, conocido como el Acuífero 23.

Cuando se encuentra inundado de agua, se convierte en un espacio único para la supervivencia de la avifauna que utiliza estas zonas como área de invernada, mancada y nidificación.

Comentarios