domingo 31.05.2020

Cabañeros vallará El Brezoso para favorecer la recuperación de la zona quemada

Y evitar así que ciervos y jabalíes puedan comer los brotes, lo que ralentizaría la recuperación de este espacio
El Parque de Cabañeros vallará El Brezoso para favorecer la recuperación de la zona quemada - Fotografía: Lanza
El Parque de Cabañeros vallará El Brezoso para favorecer la recuperación de la zona quemada - Fotografía: Lanza

El Parque Nacional de Cabañeros acometerá en los próximos meses la instalación provisional de una valla en el entorno del arroyo de El Brezoso, que resultó afectado por el incendio forestal que se registró el pasado 21 de junio, con el objetivo de favorecer su recuperación.

Así lo ha explicado este miércoles a Efe el director del Parque Nacional de Cabañeros, Ángel Gómez, quien ha señalado que, dado el gran interés natural de la zona, está previsto su vallado para permitir la rápida recuperación de las distintas especies implicadas y evitar que ciervos y jabalíes puedan comer los brotes, lo que ralentizaría la recuperación de este espacio.

Y, en este sentido, ha abundado que, "si las lluvias no se retrasan, posiblemente la recuperación del trampal será casi total".

El director del parque ha subrayado que el arroyo Brezoso es en uno de los lugares más emblemáticos del Parque Nacional de Cabañeros y uno de los enclaves higroturbosos de mayor interés florístico del espacio protegido, que está incluido en la Directiva Hábitat como hábitat prioritario por ser formaciones escasamente representadas en Castilla-La Mancha.

El Brezoso es un arroyo que recoge las aguas de la sierra del Chorito en su camino hacia el sur, para unirse al arroyo de los Pescaos y luego al Bullaque.

La turbera, también llamada "trampal" o "bonal", tiene una antigüedad de más de 4.000 años, y está formada por la acumulación de musgos como el esfagno (Sphagnus sp.).

En el lugar también existía una buena representación de vegetación típica, entre la que destaca el Mirto de Brabante (Myrica gale) y distintos brezos típicos de estas zonas húmedas (Erica lusitánica y E. tetralix).

Además, entre el arbolado afectado destacan los rebollos (Quercus pyrenaica), abedules (Betula pubescens) y ejemplares de acebo (Ilex aquifolium) y sauces (Salix sp.).

El director del parque ha indicado asimismo que, en el lugar, cabe destacar también la presencia de plantas carnívoras como Pinguicula lusitánica y Drosera rotundifolia.

Por último, Gómez ha recordado que la actuación tanto de los efectivos del propio Parque Nacional como de los Servicios de Extinción de Incendios de Castilla-La Mancha (Infocam) logró controlar este fuego, que acabó afectando a ocho hectáreas, entre las que se encontraba parte de la turbera, ya que la mayor superficie afectada fue la ladera de solana cubierta por jara pringosa y brezos. 

Más información en vídeos 
Comentarios