Observan en Ciudad Real un buitre de Rupell, considerado rareza ornitológica

Ornitólogos ciudadrealeños han observado y datado la presencia de un ejemplar de buitre de Rupell en la provincia de Ciudad Real, lo que es considerado una rareza ornitológica, dado que esta especie no forma parte de las aves presentes en la península ibérica.

Según ha explicado hoy a Efe el ornitólogo y fotógrafo de naturaleza Rafael Palomo la presencia de esta rapaz, también conocido como buitre moteado, no es habitual en Ciudad Real, si bien, ha señalado, "no es la primera vez que se tiene constancia de alguna cita esta especie en la provincia".

El buitre de Rupell ha sido observado en el entorno del Parque Natural del Valle de Alcudia, donde se encuentra una de las poblaciones más abundante de buitres de Castilla-La Mancha.

El fotógrafo ha comentado que existen citas anteriores de observaciones de algún ejemplar divagante de esta especie de buitre en la provincia, aunque, ha señalado, "su observación es excepcionalidad, puesto que se trata de un ave de origen africano, que no es común en el España, donde aparece ocasionalmente".

De hecho, ha recordado que la población reproductora más próxima de esta especie se encuentra en Etiopía, al sur del desierto del Sahara.

Según recoge el Atlas de las Aves Reproductoras de España editado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), el área de distribución de esta especie se extiende entre Senegal y Somalia, descendiendo por África oriental hasta Kenia y el norte de Tanzania.

Se trata de un buitre sedentario en líneas generales, aunque se registran vagabundeos, dispersiones de juveniles y algunos movimientos hacia el norte durante la estación de las lluvias.

En España, recoge el atlas, se conocen citas para ejemplares divagantes de esta especie que se corresponderían, probablemente, a aves que acompañan en sus movimientos migratorios a los buitres leonados.

El buitre de Rupell es una especie similar al buitre leonado, aunque algo menor. Los adultos tienen bordes claros en las plumas de contorno que les otorgan un aspecto escamoso muy distintivo, en tanto que los jóvenes poseen estrías claras destacadas en las plumas de las partes inferiores.

Otras diferencias con el buitre leonado incluyen la ausencia del fuerte contraste entre las coloraciones de las coberteras alares y las plumas de vuelo y la presencia de una franja blanca bajo las alas, tras el borde de ataque, seguida de un par de filas de motas también blancas.

Esta especie de buitre vive en hábitats abiertos, de estepas áridas y pastizales, a una altitud variable, generalmente cerca de macizos montañosos.

Como otros buitres, consume principalmente carroñas de ungulados, salvajes o domésticos, y suele anidar en acantilados rocosos formando colonias de dimensiones muy variables, a veces de cientos de parejas. 

Comentarios