jueves 29/10/20

El Obispado de Ciudad Real crea una oficina donde recibir informes de abusos sexuales

Así lo ha dado a conocer el obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar Viciosa, quien ha firmado recientemente un decreto en el que informa que con la constitución de esta oficina da cumplimiento al acuerdo tomado en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española
El obispo prior de Ciudad Real, Gerardo Melgar, durante la rueda de prensa que ha ofrecido para realizar balance del año - Fotografía: LANZA/J. JURADO
El obispo prior de Ciudad Real, Gerardo Melgar, en una imagen de archivo en rueda de prensa - LANZA/J. JURADO

El Obispado de Ciudad Real ha hecho público este martes la decisión de crear una oficina a nivel diocesano destinada a recibir informes relativos a conductas que podrían ser constitutivas de delitos de abusos sexuales.

Así lo ha dado a conocer el obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar Viciosa, quien ha firmado recientemente un decreto al que ha tenido acceso Efe en el que informa que con la constitución de esta oficina da cumplimiento al acuerdo tomado en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española.

El obispo ha nombrado, para estar al frente de esta oficina, al vicario judicial de la Diócesis Bernardo Torres Escudero, a quien prestarán ayuda una comisión que se creará a tal efecto.

El decreto se ha publicado en el Boletín Oficial de Diócesis y ha sido comunicado a la Conferencia Episcopal Española.

La creación de esta oficina se produce un mes después de que la Audiencia Provincial de Ciudad Real condenara a 22 años y ocho meses de prisión a un ex sacerdote de la provincia de Ciudad Real por abusar de nueve menores de entre 11 y 14 años que estudiaban en el Seminario Diocesano de la provincia.

Precisamente, a este sacerdote, en 2016, un Tribunal Eclesiástico que le consideró culpable de los hechos, le condenó en una sentencia canónica a una medida de reclusión en un monasterio por cinco años, con asistencia espiritual y psicológica, que el acusado no aceptó al mantener su inocencia.

Esta circunstancia acabó con la decisión del Papa de apartarle del ejercicio del sacerdocio después de que el caso saltara a la luz por una denuncia que había interpuesto ante la Fiscalía el anterior obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, al tener conocimiento de los hechos.

Más información en vídeos 
Comentarios