miércoles 1/12/21

Monseñor Gerardo Melgar toma posesión como nuevo obispo de la Diócesis de Ciudad Real

El nuevo obispo de Ciudad Real ha pedido este sábado a los "religiosos y laicos" que forman parte de la Iglesia Católica trabajar juntos para llevar adelante una "evangelización corresponsable y de participación, cada uno desde su misión y carisma"

El nuevo obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar (i), durante el acto de toma de posesión celebrado en la Catedral. EFE/Mariano Cieza
El nuevo obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar (i), durante el acto de toma de posesión celebrado en la Catedral. EFE/Mariano Cieza

Monseñor Gerardo Melgar ha tomado este sábado posesión de la Diócesis de Ciudad Real, después de que hace unos meses el papa Francisco le nombrara nuevo obispo en sustitución de Antonio Algora, quien tras cumplir 75 años había presentado su renuncia al Gobierno de esta diócesis.

Melgar se ha hecho cargo de la diócesis tras un sencillo acto que ha tenido lugar en la Catedral 'Santa María del Prado', de Ciudad Real, donde se han dado cita una amplia representación de la sociedad civil, política y religiosa de Ciudad Real y de Soria, lugar de procedencia del obispo electo.

El acto, que ha estado presidido por el Nuncio Apostólico en España, Renzo Fratini, ha contado también con la presencia del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, y los cardenales Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, y el cardenal Antonio María Rouco Varela.

Además, algo más de una veintena de arzobispos y obispos, miembros de la Conferencia Episcopal Española, han acompañado a Melgar en la toma de posesión que ha comenzado con la tradicional procesión litúrgica de los sacerdotes de la Diócesis desde los jardines del Prado hasta el templo.

Una procesión en la que han participado, junto al hasta ahora administrador apostólico, Antonio Algora; el obispo electo, Gerardo Melgar, y el propio Nuncio del Papa en España, el cabildo de la catedral, el colegio de consultores y arzobispos y obispos.

Tras acceder a la catedral, el secretario canciller del obispado, Miguel Esparza, ha dado lectura a las letras apostólicas del papa Francisco nombrando a Melgar obispo de Ciudad Real, tras lo cual el Nuncio Apostólico le ha hecho entrega del báculo como signo de pastor y han sonado en su nombre las campanas de la catedral.

El papa Francisco, en las letras apostólicas enviadas desde Roma, ha alabado el "notable" ejercicio del ministerio episcopal llevado a cabo por Melgar como obispo de Osma-Soria y le ha encomendado la misma misión al frente del Obispado de Ciudad Real, concediéndole, al tiempo, el título de Prior de las cuatro órdenes militares reunidas en esta diócesis: Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa.

El Santo Pontífice ha exhortado a Melgar a que "apoyado en el amparo de la Santísima Virgen María", en su advocación a la Señora del Prado y contando con la intercesión de los santos Tomás de Villanueva y Juan de Ávila, así como la del beato Narciso Estenaga y Echevarría, obispo de la prelatura cluniense, y sus diez compañeros mártires, "ejerza el oficio pastoral cumpliendo cada día aquellas palabras que el mismo eligió como lema episcopal 'Te basta mi gracia'".

Por su parte, el Nuncio del Papa ha expresado a Melgar su ánimo para mantener el talante profundamente evangelizador que le ha distinguido en este tiempo, "acogiendo a las personas para hacer que Dios entre en las almas confiadas".

Todos, ha dicho Renzo Fratini, "deben percibir que, cuando la fe, que el obispo expone autorizadamente se vive con gratuidad y confianza en el Señor, se convierte en fuente de luz y plenitud para todo hombre" y le ha terminado recordando que la tarea episcopal "es ilusionante, pero ardua".

A continuación, el ya Obispo Emérito de Ciudad Real, Antonio Algora, ha hecho una breve presentación de la Diócesis al nuevo obispo, Gerardo Melgar, que ha recibido en el altar de la Catedral a una representación de la diócesis que ha acudido a mostrarle la adhesión de la iglesia ciudadrealeña y que ha dado paso a la celebración litúrgica.

Finalmente, tras la misma, el nuevo obispo de Ciudad Real ha recibido en el altar el saludo tanto de las autoridades como de aquellos feligreses que han querido también saludarlo.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asistido a la toma de posesión del nuevo obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar

"JUNTOS, RELIGIOSOS Y LAICOS, LLEVAREMOS ADELANTE LA EVANGELIZACIÓN"

Durante las alocuciones y liturgia, el nuevo obispo de Ciudad Real ha pedido a los "religiosos y laicos" que forman parte de la Iglesia Católica trabajar juntos para llevar adelante una "evangelización corresponsable y de participación, cada uno desde su misión y carisma".

En sus primera palabras tras tomar posesión de la Diócesis, Melgar se ha dirigido a los seminaristas, a los que ha dicho llevar muy dentro de su corazón, para decirles que quiere estar cerca en todo momento, alentando su vocación y su formación.

A las religiosas de vida contemplativa también les ha mandado un mensaje asegurando que cuenta con ellas y con algo tan valioso como es su oración, y a los jóvenes les ha dicho que siempre serán una preocupación prioritaria en sus desvelos de Pastor, los mismo que las familias y los enfermos.

Tras saludar a los caballeros de las Órdenes Militares, autoridades políticas, judiciales, académicas y militares, les ha ofrecido desde este momento "respeto, diálogo y leal colaboración".

Melgar ha evocado las palabras de Cristo recordando la necesidad de tener un corazón de niño, para decir que quiere mirar al futuro de forma diáfana y transparente, lejos de "intenciones retorcidas y gestos arrogantes".

"Me presento como vuestro obispo, con la sencillez y transparencia de un niño, con la ilusión de ser entre vosotros Padre y Pastor que, estando en medio de vosotros, formemos el pueblo santo de Dios y os pueda conocer, amar y cuidar".

Y, ha añadido, "vengo necesitado de la ayuda de Dios y de la de todos vosotros. Necesitado de que, desde el primer momento, pidáis al Señor por mí, para que realmente pueda, desde ese caminar en medio de vosotros, conocer vuestros problemas e iluminarlos desde el evangelio".

No ha querido terminar sus primeras palabras sin agradecer al papa Francisco su confianza al encomendarle "el cuidado y pastoreo de esta Diócesis" y también a Antonio Algora su "entrega pastoral" en los trece años que ha presidido la Diócesis de Ciudad Real, así como el trabajo anterior de Rafael Torija por su dedicación y entrega durante "los muchos años que estuvo pastoreándola".

Por parte, Antonio Algora, en sus palabras de despedida, ha querido poner de relevancia la implicación de los miembros de la iglesia en su dedicación apostólica.

Pero, también ha tenido palabras de elogio para los seglares que, ha dicho, "se implican habitualmente en las actividades pastorales dentro de las comunidades parroquiales"

Los grupos que se dedican a tareas de catequesis y de formación en general, las personas que se encuadran en la animación litúrgica, el grupo formado por los voluntarios de Cáritas y el que lleva adelante asociaciones, hermandades y cofradías, ha dicho, "cuidan muy especialmente de la piedad popular".

Ha mencionado, especialmente, a los movimientos apostólicos de Acción Católica y de Apostolado Seglar de carácter diocesano que, ha indicado, "tanto bien han hecho a nuestras aldeas".

"Son menores en número de miembros, pero se insertan en la Pastoral general de la Diócesis animándola con su estilo de vida y su compromiso apostólico", ha resaltado.

Algora ha concluido que todos ellos, sacerdotes, religiosos y una mayoría cualificada de seglares, han estado representados en el Consejo Diocesano de Pastoral que ha sido la "verdadera caja de resonancia de la vida diocesana y pulmón donde el Espíritu Santo nos ha confortado con su presencia".

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, asiste a la toma de posesión del nuevo obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar

DUODÉCIMO OBISPO DE CIUDAD REAL

Gerardo Melgar se ha convertido este sábado en el duodécimo obispo de Ciudad Real, desde que se constituyera el Priorato en 1876, y el tercer obispo diocesano.

Según la información facilitada hoy a Efe por el Obispado, Melgar pasará a formar parte de la historia de este priorato que echó a andar en 1877 cuando llegó a Ciudad Real el primer obispo prior, Victoriano Guisasola y Rodríguez, hasta entonces obispo de Teruel.

Tras ser trasladado a Orihuela (Murcia), entre 1882 y 1884, Antonio María Cascajares y Azara se convirtió en obispo prior de Ciudad Real y tras él llegó José María Rancés y Villanueva, que ejerció esta responsabilidad hasta 1898.

En 1899 llegó a la diócesis de Ciudad Real Casimiro Piñera y Naredo que, a la postre, sería el primer obispo que fallecería en la Diócesis, el 28 de agosto de 1904.

Le sucedió Remigio Gandásegui y Gorrochategui, que permaneció en Ciudad Real desde 1905 hasta 1914, cuando se le trasladó a Segovia y al que relevó de sus funciones Javier Irastorza y Loinaz que se mantuvo hasta 1923, a quien le relevó Narciso Estenaga, que regentó los destinos de la diócesis hasta el 22 de agosto de 1936.

Hubo que esperar hasta diciembre de 1942 para que fuera preconizado el siguiente obispo, Emeterio Echeverría y Barrena, que permaneció al frente de la diócesis hasta 1954, cuando falleció.

En 1955, Juan Hervás y Benet, obispo de Mallorca, fue trasladado a Ciudad Real, donde fue obispo prior hasta octubre de 1976, y le reemplazó Rafael Torija de la Fuente, que renunció por edad en 2002.

Tras serle aceptada su renuncia el 20 de marzo de 2003, Torija quedó como Administrador Apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, Antonio Ángel Algora, que comenzó su ministerio episcopal el 18 de mayo de 2003 y ha prolongado hasta hoy, después de que en 2015 presentara su renuncia, por edad, que el papa Francisco aceptó el pasado 8 de abril de 2016 y quedará como Administrador Apostólico de la Diócesis hasta la toma de posesión de Gerardo Melgar.

Monseñor Gerardo Melgar, que nació el 24 de septiembre de 1948 en Cervatos de la Cueza (Palencia), cursó la enseñanza secundaria (años de Humanidades) en el Seminario Menor Diocesano de Carrión de los Condes y los estudios de Filosofía y Teología en el Seminario mayor de San José de Palencia.

Fue ordenado sacerdote el 20 de junio de 1973 y nombrado párroco al servicio de las parroquias de Vañes, Celeda de Roblecedo, San Felices de Castillería, Herreruela de Castillería y Polentinos.

Al terminar ese curso pastoral fue enviado a Roma, donde estudió Teología en la Universidad Gregoriana, licenciándose en Teología Fundamental el 14 de junio de 1976.

A su regreso a Palencia fue nombrado Coadjutor de la parroquia de San Lázaro de la capital palentina durante un año. En 1977, y hasta 1982, desempeñó el cargo de Formador y Profesor del Seminario Menor Diocesano en Carrión de los Condes, del que sería, más tarde, Rector (1982-1987).

En 1993 fue elegido por Monseñor Ricardo Blázquez para desempeñar el oficio de Vicario Episcopal de Pastoral de la Diócesis palentina, cargo en el que permaneció hasta 1998.

El 1 de mayo de 2008, momento en el que desempeñaba el cargo de Vicario General de la Diócesis de Palencia y era el Capellán del Noviciado de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, se hizo público su nombramiento como Obispo de Osma-Soria, cargo que ha venido desempeñando hasta ahora.

Numerosas autoridades han asistido este sábado a la toma de posesión del nuevo obispo de Ciudad Real, Gerardo MelgarEl presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asistido a la toma de posesión, entre otras autoridades

Comentarios