sábado 25/9/21

Trabajan para evitar la proliferación de plantas en las Tablas de Damiel

Como las eneas, que puedan acabar devorando la lámina de agua
Ponen en marcha sondeos de emergencia en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel
Trabajan para evitar la proliferación de plantas en las Tablas de Damiel

La Fundación Global Nature (FGN) y los responsables del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) están trabajando para frenar la proliferación de plantas, como las eneas, que puedan acabar devorando la lámina de agua.

En una nota de prensa, la Fundación Global Nature ha explicado que el cuidado de las lagunas es complejo y pasa en gran parte por evitar que la vegetación gane espacio al agua, por lo que esta organización coservacionista, especializada en la conservación de humedales, está colaborando con este espacio protegido para enseñar a sus responsables a hacer las siegas necesarias con su máquina anfibia en lugares de difícil acceso y gestión como éste.

Se trata de una herramienta que no es muy habitual en la Península, pero que resulta clave para la conservación de los humedales, ha destacado la entidad conservacionista.

Asimismo, ha detallado que cuando las condiciones para segar son favorables, las aves se encuentran en plena época de cría en la que se debe evitar cualquier tipo de perturbación en el entorno que pueda afectarlas y, tras la época de cría, con la bajada del nivel del agua, la vegetación avanza y el suelo se encuentra en un estado fangoso que se hace impracticable para una máquina terrestre.

Así, la sobreexplotación del acuífero, junto al descenso de precipitaciones, ha hecho que se vea como poco a poco el agua de las Tablas de Daimiel va desapareciendo de la superficie del parque, que actualmente tiene encharcadas 450 hectáreas de las 1.850 posibles, apenas un 24 por ciento.

Esta falta de agua provoca, entre otras cosas, la proliferación de eneas (Typha sp.), una planta muy común y cuyo rápido avance hace que el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel "se esté convirtiendo en eneales prácticamente imposibles de gestionar", ha advertido la Fundación Global Nature.

Para frenar esta proliferación, se están utilizando una segadora adquirida por Global Nature por medio del proyecto europeo LIFE Paludicola, que tiene 1.400 kilos de peso y está dotada de un sistema de desplazamiento mediante orugas de caucho que no dañan la superficie del suelo cuando circula fuera del agua. 

Comentarios