Las medidas de la Junta por la despoblación llegan a 7 de cada 10 municipios

Unnas medidas que, tal y como ha señalado el comisionado del Reto Demográfico pretenden hacer de los pueblos de la región “lugares atractivos para vivir” y también para invertir
El comisionado del Reto Demográfico del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Alique, durante su visita a municipios de la provincia de Ciudad Real
photo_camera El comisionado del Reto Demográfico del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Alique, durante su visita a municipios de la provincia de Ciudad Real

Siete de cada diez municipios de la provincia de Ciudad Real están catalogados, a través del Decreto de Zonificación, como municipios de intensa o extrema despoblación, con lo que se benefician de las actuaciones incluidas por el Ejecutivo de Castilla-La Mancha en la Ley de medidas económicas, sociales y tributarias contra la Despoblación y de su principal herramienta de aplicación, la Estrategia Regional frente a la Despoblación.

Se trata de municipios en los que reside el 21 por ciento de la población total de esta provincia, tal y como ha explicado el comisionado del Reto Demográfico, Jesús Alique, que ha visitado las localidades de Puebla de Don Rodrigo; Alcolea de Calatrava y El Robledo, para dar a conocer las medidas que se incluyen en la Ley que tiene como principal novedad una fiscalidad diferenciada para hacer frente al fenómeno de la despoblación.

En concreto, las tres localidades que ha visitado el comisionado están catalogadas de extrema despoblación por lo que sus habitantes ya han podido acogerse a diferentes deducciones fiscales del 25 por ciento por residencia habitual y estancia efectiva; del 15 por ciento por adquisición y rehabilitación de vivienda habitual; y 500 euros por traslado de residencia habitual.

Unas medidas que, ha señalado Alique, pretenden hacer de los pueblos de la región “lugares atractivos para vivir” y también para invertir, ya que la Ley incluye un 40 por ciento adicional de ayudas a aquellas empresas que quieran iniciar su actividad en zonas afectadas por despoblación.

Asimismo, el comisionado ha recordado que la Estrategia frente a la Despoblación de Castilla-La Mancha, la primera de estas características que se aborda en el país, es el principal instrumento de planificación de la pionera Ley de medidas económicas, sociales y tributarias frente a la Despoblación.

En concreto, contempla hasta 210 medidas en cuatro ámbitos de actuación, servicios públicos, económico, social y territorial, encaminadas a favorecer el asentamiento y la fijación de población, y que tienen como principal objetivo garantizar derechos y servicios básicos en el territorio, facilitar el emprendimiento y la actividad económica en el medio rural y garantizar la igualdad de oportunidades de todas las personas que viven en zonas afectadas por la despoblación.

Esta Estrategia tiene una vigencia de diez años, con revisiones cada cuatro, para así poder analizar los resultados derivados de dichas medidas; y ha sido fruto, ha destacado, del consenso y la participación.

MÁS DE 1.700 MILLONES

Además, ha destacado que con la aprobación de la Ley y la Estrategia el Gobierno de Castilla-La Mancha viene marcando el paso en la batalla para frenar la despoblación a nivel nacional. “Estamos sirviendo de ejemplo a seguir por somos los primeros en legislar y en poner en marcha medidas concretas”, ha dicho. Al tiempo, ha subrayado que el último hito de la Comunidad Autónoma al respecto es el Proyecto de Ley de Presupuestos regionales para el 2023, que incluye, por primera vez en la historia de España y Europa, una memoria de impacto demográfico que aúna el gasto que se va a destinar en hacer frente a la pérdida demográfica y que suponen 1.714 millones para luchar contra la despoblación.

Finalmente, ha apuntado que, desde hace unas semanas, se está formando a trabajadores de la Administración regional en materia de despoblación acercándoles todos los detalles de la Ley y de la Estrategia.

Comentarios