Suspenden el juicio contra unos padres por agredir a los profesores de su hija

El consejero de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha asegura que no se va a pasar ninguna agresión ni incitación al odio en las aulas de la comunidad autónoma
En la imagen un instante de la concentración este miércoles en el IES "Vicente Cano" de Argamasilla de Alba (Ciudad Real) para condenar la agresión a cuatro docentes por parte de unos padres
photo_camera En la imagen de archivo un instante de la concentración en el IES "Vicente Cano" de Argamasilla de Alba (Ciudad Real) condenando la agresión a los docentes

El Juzgado de lo Penal Número 1 de Ciudad Real ha suspendido por cuestiones procesales el juicio que estaba previsto que se celebrara este jueves por las agresiones y amenazas que sufrieron los cinco profesores del IES Vicente Cano, de Argamasilla de Alba, por parte de una familia de la comunidad educativa.

Así lo han explicado a los periodistas los abogados que defienden a los cinco profesores implicados en este caso.

José Emilio Martín, representante de tres profesores agredidos y a los que defiende el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (STE) de Castilla-La Mancha, ha explicado que el juicio se ha suspendido por cuestiones procesales y queda a expensas de que se fije una nueva fecha.

La Fiscalía pide para los acusados una pena de 1 año y 9 meses de cárcel por un delito de atentado a la autoridad, además de tres meses por delitos leves de lesiones y una orden de alejamiento de seis meses, si bien el sindicato -que representa a tres de los docentes agredidos- ha solicitado penas más duras.

En concreto, ha precisado que los servicios jurídicos de STE han pedido 4 años y 6 meses de cárcel para cada uno de los progenitores por atentado a funcionarios públicos docentes, lesiones y delito de amenazas, además de una nueva orden de alejamiento de un año para los acusados, a los que sumará ahora, según ha comentado Martín la petición de penas por un delito de odio por la orientación sexual de esta persona, a raíz de haber ampliado su defensa y defender a una de las profesoras implicadas, precisamente a la que los padres fueron a buscar al centro.

El abogado de los profesores ha relatado a los medios cómo sucedieron los hechos y cómo los padres, después de que su hija el día anterior le hubiera faltado al respeto a la profesora, un hecho que se resolvió entre ellas y a nivel asambleario con el resto de los alumnos, se presentaron en el colegio con la intención de buscar a la docente, que en ese momento no se encontraba allí.

El director del colegio, que estaba en clase, salió del aula para atenderle porque estaban con actitud insultante hacia el personal que estaba en consejería y los profesores que estaban de guardia, y tras despachar con el padre en el despacho, al salir, la madre se encontraba agrediendo a los profesores, agresiones a las que se sumó el padre.

De esta manera, ha señalado, cuatro profesores que se encontraban allí sufrieron agresión por parte del matrimonio.

Agresiones que, ha relatado el abogado, fueron verbales, incluyendo insultos, pero también físicas con puñetazos y arañazos, hasta calificarlos como "una riña" en la que los profesores "trataron de defenderse".

El abogado ha apuntado que varios de los profesores padecen desde entonces secuelas psicológicas, y de los cinco implicados, tres de ellos han abandonado el centro "por lo incómodo de la situación" que vivían, ya que los niños del matrimonio siguen escolarizados en el colegio.

NO SE VA A PASAR NINGUNA AGRESIÓN

El consejero de Educación Cultura y Deportes, Amador Pastor, ha indicado que en Castilla-La Mancha se registran pocos casos de violencia en las aulas, pero ha asegurado que su departamento no va a pasar ni una agresión o delito de incitación al odio en los centros educativos.

Pastor, en declaraciones a los periodistas, ha respondido a preguntas sobre el juicio que se iba a celebrar hoy, y ha dicho que en la región son pocos los casos, pero "con uno solo que haya es contundente la acción que va a hacer la Consejería para no pasar ni una más de las actuaciones de agresión o de delitos de incitación al odio en los centros educativos".

Ha manifestado su intención de seguir fortaleciendo los mecanismos de apoyo y de acompañamiento al profesorado que se pueda sentir agredido, insultado o con incitación al odio, y especialmente por aquellas que vienen derivadas de la Lgtbifobia o la xenofobia que también en algunas ocasiones se están dando.

Amador Pastor ha recordado que en el último pleno del Observatorio Regional de la Convivencia se hizo una condena tajante de todos los actos de violencia y delitos de odio que se pueden producir en los centros educativos.

Comentarios