Acepta más de 4 años de cárcel por exhibicionismo y agresión sexual a una menor

Y queda absuelto del delito de violación
En la imagen de archivo la Audiencia Provincial de Ciudad Real donde está previsto se celebre el juicio
photo_camera En la imagen de archivo la Audiencia Provincial de Ciudad Real donde se ha celebrado la vista contra el acusado

I.S.C., acusado de los delitos de exhibicionismo y agresión sexual en Ciudad Real, ha aceptado la pena de 4 años y 6 meses de prisión por haber mantenido relaciones sexuales con una menor de 16 años y enviarle fotografías de carácter sexual, aunque ha sido absuelto del delito de violación.

A la cita en la Sala, que ha tenido lugar este miércoles a puerta cerrada en la Audiencia Provincial, se han presentado el acusado, la abogada de la menor y la Fiscalía, acordando una sentencia de conformidad. La letrada de la defensa ha declarado que el acusado "se ha mostrado conforme porque no podía arriesgarse a ir a juicio".

La menor, A., que tenía 13 años de edad cuando denunció la agresión y la violación, era amiga del acusado, de 20 años. Ambos solían conversar sobre asuntos de índole sexual por redes sociales mientras que él era plenamente consciente de la edad de la joven. Así, se le ha condenado a cuatro años por mantener relaciones con una menor de 16 años y a 6 meses por delito de exhibicionismo al enviarle fotos de su pene.

El 24 de abril se acordó la prisión provisional del acusado y el 17 de julio de 2020 se reformó la prisión provisional quedando en libertad provisional con prohibición de entrada y residencia en la localidad, así como la prohibición de aproximación a menos de 500 metros y de comunicarse por cualquier medio directo o indirecto con la denunciante siendo controlada el cumplimiento de dicha medida cautelar mediante dispositivo de control telemático.

Por el delito de exhibicionismo, la Fiscalía pedía una pena de 10 meses de prisión y 12 años y 6 meses por el delito de agresión sexual con acceso carnal. Del mismo modo solicitaba, además, la medida de libertad vigilada y la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros a la víctima menor de edad, domicilio, trabajo o lugar donde se encuentre, así como comunicarse por cualquier medio directo o indirecto con ella y la obligación de someterse a programas formativos de educación sexual durante el tiempo de la condena.

Comentarios