La Junta apuesta por la caza sostenible para garantizar la conservación y progreso rural

El viceconsejero de Medio Ambiente ha destacado la importancia de la gestión cinegética sostenible como “garante de la conservación de especies y motor económico y social del medio rural”
El viceconsejero de Medio Ambiente, José Almodóvar, durante su visita al coto social de Riofrío de Puebla de Don Rodrigo (Ciudad Real)
photo_camera El viceconsejero de Medio Ambiente, José Almodóvar, durante su visita al coto social de Riofrío de Puebla de Don Rodrigo (Ciudad Real)

El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Desarrollo Sostenible, ha inaugurado este fin de semana de manera oficial el nuevo coto social de Riofrío, de la localidad de Puebla de Don Rodrigo, en la provincia de Ciudad Real, donde se ha llevado a cabo ya su primera montería.

Así lo ha dado a conocer el viceconsejero de Medio Ambiente, José Almodóvar, durante su visita a este nuevo coto, donde ha destacado la importancia de llevar a cabo una “gestión cinegética sostenible como garante de la conservación de especies y motor económico y social del medio rural. Además, reforzamos el aspecto social de la caza y la hacemos accesible a todos los sectores de la población”.

Este nuevo coto social de Riofrío dispone de una superficie de 825 hectáreas, en las que conviven diversas especies. En esta primera montería se han dado los permisos para abatir un ciervo por persona cazadora y jabalíes sin cupos para los 55 participantes, según ha informado la Junta en nota de prensa.

“El sector cinegético es fundamental en Castilla-La Mancha, especialmente para el desarrollo socioeconómico en áreas rurales. Desde el gobierno de Emiliano García-Page trabajamos y seguiremos trabajando de la mano del sector, para defender los intereses de nuestros cazadores y cazadoras”, ha recalcado el viceconsejero de Medio Ambiente.

Ampliación de los cotos sociales

Con el de Riofrío, son ya nueve cotos sociales los existentes en Castilla-La Mancha, que suman 13.000 hectáreas a disposición de cazadores y cazadoras de la región. “Mediante la aplicación de estos cotos sociales facilitamos el ejercicio de la caza en régimen de igualdad de oportunidades para todas las personas interesadas”, ha apuntado Almodóvar.

Los otros ocho cotos sociales son Oriñuela y Cuarto de Alarcón, en la provincia de Albacete; Peñasnegrillas, El Gallego, Valdegracia y Caparroso, en Ciudad Real; y Cañadillas y Solanillas, en la provincia de Toledo.

Se estima que la actividad cinegética en Castilla-La Mancha mueve hasta 600 millones de euros al año, creando alrededor de 14.000 empleos, y supone en torno al 1,7 por ciento del PIB de la región. “Además de su importancia económica, la gestión cinegética sostenible juega un papel fundamental en la conservación de la biodiversidad y contribuye de forma directa a la protección del patrimonio natural y de nuestros montes públicos”, ha señalado el viceconsejero de Medio Ambiente.

Convenio para cursos de formación

De otro lado, José Almodóvar ha recordado que actualmente se encuentran trabajando en distintos convenios vinculados al sector de la caza, gracias a los cuales se pretenden realizar cursos de formación para nuevas personas cazadoras, especialistas en métodos de captura homologados y vigilantes en los cotos de caza.

“La caza forma parte de la cultura de nuestra región y debemos protegerla y garantizar su práctica sostenible para las próximas generaciones, pero también para todas las personas interesadas a día de hoy”, ha incidido a este respecto el viceconsejero.

Durante su visita, Almodóvar ha estado acompañado del delegado de Desarrollo Sostenible de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en la provincia de Ciudad Real., Casto Sánchez.

Comentarios