En estado muy grave por COVID-19 el obispo emérito de Ciudad Real, Antonio Algora

Algora sufre una neumonía bilateral y en estos momentos se encuentra intubado, con cuidados críticos y en estado muy grave, según el Obispado
El Obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, cesa al presidente de las cofradías y a una vocal tras denuncia por malos tratos
photo_camera En estado muy grave por COVID-19 el obispo emérito de Ciudad Real, Antonio Algora

El estado de salud del obispo emérito de Ciudad Real, Antonio Algora, ingresado por COVID-19 en el Hospital de la Paz de Madrid, ha empeorado en las últimas horas a causa de una neumonía.

Así lo ha indicado el Obispado de Ciudad Real en un comunicado de prensa este martes, en el que ha recordado que Antonio Algora permanece ingresado desde el domingo en este hospital madrileño.

Algora sufre una neumonía bilateral y en estos momentos se encuentra intubado, con cuidados críticos y en estado muy grave.

El Obispado de Ciudad Real ha señalado que "rezan juntos por su fortaleza en la enfermedad y por su recuperación".

Nacido en la localidad zaragozana de La Vilueña en 1940, Algora reside en Madrid desde 2016 cuando dejó su cargo al frente de la administración apostólica de Ciudad Real.

Algora sucedió a Rafael Torija (1927-2019) como prelado de Ciudad Real y las órdenes militares en mayo de 2003 y cesó el 8 de abril de 2016, fecha desde la que se trasladó a la capital de España donde ha seguido ejerciendo su labor pastoral en la iglesia Santa María la Mayor y San Julián en Tetuán.

Comentarios