Las 'Cruces y Mayos' volverán a llenar de color Piedrabuena tras la pandemia

Declarada de Interés Turístico Regional, se abren el próximo lunes, 2 de mayo, a las 20 horas, con la apertura al público de las 15 cruces elaboradas por vecinos y asociaciones, y la inauguración de la escultura en honor a las Cruces, obra del escultor mexicano Sebastián
Las Cruces y Mayos de Piedrabuena (Ciudad Real), una ancestral tradición celosamente guardada - Imagen de archivo: Lanza
photo_camera Las 'Cruces y Mayos' volverán a llenar de color Piedrabuena tras la pandemia - Imagen de archivo: Lanza

La celebración de las 'Cruces y Mayos' de Piedrabuena, fiesta declarada de Interés Turístico Regional, volverán a llenar de color y olor a ajedrea y flores sus calles durante el próximo mes tras dos años sin celebrarse a consecuencia de la pandemia de la covid-19.

El Ayuntamiento de Piedrabuena ha dado a conocer este viernes el programa de actos, que se prolongará del 1 al 15 de mayo, y que incluye varias novedades, entre ellas la inauguración de la escultura en honor a las Cruces, en la plaza Evaristo Martín, obra donada por el prestigioso escultor mexicano Sebastián.

La fiesta comenzará el domingo 1 de mayo con el canto del Mayo a la Virgen y al Santísimo Cristo de la Antigua por los grupos locales Cruz de Mayo, Jóvenes Mayeros, Nuestra Señora De la Asunción y Santísimo Cristo de la Antigua, y se homenajeará al Mayero Mayor.

La apertura de las quince cruces que este año podrán ser visitadas y disfrutadas por todos aquellos que lo deseen tendrá lugar el lunes, 2, a las 20:00 horas, día en el que también se podrá escuchar cantar el Mayo a las Cruces, a cargo de los grupos de mayeros, y la inauguración de la escultura en honor a las Cruces, obra donada por el prestigioso escultor mexicano Sebastián.

El alcalde de Piedrabuena, José Luis Cabezas, se ha mostrado feliz por "volver a celebrar uno de los momentos más especiales del año" para la localidad, "una tradición que vivimos de manera muy intensa, que nos llena de vida y alegría", y ha invitado a todos los castellanomanchegos "a vivirla con nosotros".

La fiesta regresa tras la pandemia "con fuerza, para seguir siendo el principal atractivo turístico de la localidad, que recibió, antes del parón, más de 10.000 visitantes, procedentes de todos los rincones de la región, así como de otras comunidades autónomas españolas e incluso del extranjero, una auténtica inyección económica para nuestros establecimientos comerciales y de restauración durante estos días", ha dicho el regidor.

Las actividades de esta tradición, que se remonta al 1212, año en que Alfonso VIII encabezó la reconquista de España y desde el que se reconoce en este municipio la devoción a la Santa Cruz, seguirán el 3 de mayo en la Ermita del Santo Cristo con la ofrenda floral y danzas, al son de los mayos, a cargo de la Asociación de Coros y Danzas Cristo de la Antigua, para posteriormente realizar un pasacalles por distintas cruces.

El Consistorio ha dado a conocer que los visitantes que lo deseen pueden realizar, desde el 3 al 15, visitas guiadas por las diferentes cruces de forma gratuita, reservando previamente, y que los horarios de visitas son de 17:00 a 24:00 horas, salvo los dos sábados, que abren de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 24:00 horas.

Las cruces que se instalan son de dos variedades, de tela y brezo, la primera que son colocadas en las habitaciones de las casas, unas estancias cuyas puertas se abren al visitante y que se decoran al completo con ricas telas para dotarlas de un carácter único y luminoso.

La segunda variedad de cruces se elabora con brezo, con el que se reviste el altar central en el que se instala la cruz, con plantas de brezo florecido en color púrpura o blanco y donde el agua, el musgo, las plantas y los animales son protagonistas en la decoración de la estancia.

Comentarios