lunes 06.07.2020

Ecologistas denuncian alteraciones en un importante humedal manchego "saltándose" la ley

en los últimos meses se ha llevado a cabo la plantación de un olivar superintensivo en dos parcelas, de 60 y 20 hectáreas de terreno, respectivamente, sin tenerse en cuenta el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) de esta reserva natural
En la imagen de archivo la reserva natural de las Navas de Malagón en Ciudad Real
En la imagen de archivo la reserva natural de las Navas de Malagón en Ciudad Real

Ecologistas en Acción (EA) Ciudad Real ha denunciado públicamente las graves alteraciones que se están produciendo en la reserva natural de las Navas de Malagón, en la provincia de Ciudad Real, "saltándose" la ley, al plantarse un "supercultivo" de olivar en la zona de restauración de la laguna.

Rafael Gosálvez, representante de Ecologistas en Acción en el Patronato del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, ha explicado que en los últimos meses se ha llevado a cabo la plantación de un olivar superintensivo en dos parcelas, de 60 y 20 hectáreas de terreno, respectivamente, sin tenerse en cuenta el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) de esta reserva natural.

Además, según los ecologistas, la plantación contraviene la normativa de protección que le confiere a este humedal el estar declarado Zona de Especial Conservación (ZEC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) por la Unión Europea (UE) para integrarse dentro de la Red Natura 2000.

La plantación de este olivar superintensivo, que supondrá la puesta en cultivo de más de 60.000 olivos, pone de manifiesto la existencia de una "gran irresponsabilidad" por parte de la consejerías de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural y de Desarrollo Sostenible, que han autorizado esta plantación "sin tener en cuenta la legislación actual".

Una legislación, ha explicado, que obliga a someter a evaluación de impacto ambiental cualquier proyecto de regadío que se quiera implantar en un espacio protegido de la Red Natura 2000 de la región y que sea superior a 10 hectáreas y que, a su juicio, "no se ha producido porque no ha salido a información pública" como es preceptivo.

Según Gosálvez, "esto supone un indicio de dejación de responsabilidades o, incluso, de prevaricación" pues el PORN de la reserva natural recoge claramente que "tiene la consideración de usos y actividades prohibidos" aquellos que, con carácter general, "causan un impacto grave sobre los recursos y valores del espacio natural, por lo que se consideran incompatibles con los objetivos de conservación establecidos".

Uno de estos usos prohibidos, ha recordado Gosálvez, es "cualquier intensificación de uso del suelo" que "provoca graves impactos en el ecosistema lagunar".

"Lo que ha ocurrido en la Nava Grade es todo lo contrario de lo que dice el PORN, donde en la zona de restauración se han plantado un superolivar de 81 hectáreas, cuando lo que se establece que se debe hacer en esa zona, precisamente, es retirar la agricultura y progresivamente ir naturalizando las zonas inmediatas al humedal para crear un cinturón perilagunar de defensa del humedal", ha remarcado.

La plantación de un olivar superintensivo en esta zona tendrá también importantes consecuencias en el humedal, al que se le detraerá agua para el riego de los olivos, y al que "con toda probabilidad se le devolverá, de manera indirecta, agua contaminada por producto fitosanitarios", ha justificado.

Gosálvez ha sido tajante al asegurar que "no cumplir con la Ley supone prevaricar" por lo que, ha dicho, la intención de Ecologistas en Acción es poner de inmediato en conocimiento de la Fiscalía de Medio Ambiente estos hechos "por si se ha producido algún hecho delictivo basado en decisiones políticas o técnicas".

Más información en vídeos 
Comentarios