domingo 15.12.2019

Ascienden a 205 los afectados por legionella en Manzanares, 46 hospitalizados, 6 de ellos graves

El brote de legionella detectado el pasado 11 de diciembre en la localidad ciudadrealeña de Manzanares afecta ya a 205 personas, de las cuales 46 están ingresadas y, de ellas, seis se encuentran en estado grave, según el SESCAM

En la imagen de archivo el Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares (Ciudad Real) donde permanecen parte de los hospitalizados
En la imagen de archivo el Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares (Ciudad Real) donde permanecen parte de los hospitalizados

El brote de legionella detectado el pasado 11 de diciembre en la localidad ciudadrealeña de Manzanares afecta ya a 205 personas, de las cuales 46 están ingresadas y, de ellas, seis se encuentran en estado grave.

De los afectados más graves, cinco se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital de Ciudad Real y otra en la del Hospital La Mancha Centro, de Alcázar de San Juan, según han confirmado a Efe fuentes de la Consejería de Sanidad, quienes han precisado que ayer tuvo que ser ingresada otra persona más en la UCI del centro sanitario ciudadrealeño.

Pese a los quince nuevos casos registrados en las últimas 24 horas, las autoridades sanitarias han confiado en que el número de afectados disminuya en estos próximos días, ya que todos los posibles focos de infección quedaron sellaron entre el 12 y el 14 de diciembre para evitar contagios.

El aumento de casos, después de que ayer finalizara el periodo de incubación de la enfermedad, según ha explicado a Efe el director general de Salud Pública de Castilla-La Mancha, Manuel Tordera, puede estar determinado porque los pacientes suelen ir al hospital cuando tienen más de un síntoma y no cuando empiezan a padecerlo.

De los posibles focos tan solo dos han dado positivos: una fuente ornamental cercana a la estación de autobuses y una torre de refrigeración de una empresa privada situada en las inmediaciones, en el polígono industrial de Manzanares.

Los responsables sanitarios trabajan en confirmar si en los cultivos de las muestras de los dos focos detectados hay células vivas y, en caso de que fuera positivo, identificarlas y compararlas con las que padecen los enfermos.

Más información en vídeos 
Comentarios