Miércoles 20.03.2019

El autor confeso del doble crimen de Daimiel dice que "se le fue la cabeza"

Ha asegurado que él no planificó nada y que ese día discutió con su mujer, lo que le llevó a "volverse loco" tras saber que estaban arruinados al haberse gastado los ahorros de 300.000 euros

El autor confeso del doble crimen que acabó con la vida de su mujer y de su hijastra en Daimiel (Ciudad Real) durante el juicio con jurado que se celebra en la Audiencia Provincial de Ciudad Real - EFE/ Mariano Cieza
El autor confeso del doble crimen que acabó con la vida de su mujer y de su hijastra en Daimiel (Ciudad Real) durante el juicio con jurado que se celebra en la Audiencia Provincial de Ciudad Real - EFE/ Mariano Cieza

El autor confeso del doble crimen que acabó con la vida de su mujer y de su hijastra en Daimiel (Ciudad Real) ha asegurado este martes que "se le fue la cabeza" a la hora de atacar a las dos víctimas, en el juicio con jurado que se celebra en la Audiencia Provincial de Ciudad Real.

Con un leve hilo de voz que ha sorprendido a la sala, y a preguntas de la defensa, dado que se ha acogido a su derecho de no responder a las preguntas del fiscal y de las acusaciones particulares, M.J.Y.H. ha asegurado que él no planificó nada y que ese día discutió con su mujer, lo que le llevó a "volverse loco" tras saber que estaban arruinados al haberse gastado los ahorros de 300.000 euros.

El acusado no ha sido capaz de explicar a preguntas de la letrada de la defensa -a la que el magistrado que preside el tribunal ha llamado la atención por tratar de dirigir las respuestas de su cliente-, a quién de las dos mujeres apuñaló primero ni cómo sucedieron los hechos, y ha reconocido, con monosílabos, que estaba "arrepentido" por unos hechos que había reconocido desde el primero momento ante la Guardia Civil, con la que siempre colaboró.

A preguntas de su abogada ha señalado que se estaba medicando por problemas depresivos, que había ido en alguna ocasión al psiquiatra, y que a pesar de que le habían recomendado tomar medicación él no la estaba tomando.

El acusado, pintor de profesión, había dejado de trabajar con su hermano, que dejó de llamarlo a raíz de no aceptar la relación que mantenía con su mujer, después de advertirle de que la víctima lo iba "a dejar en la calle", ha relatado.

Asimismo, ha asegurado que llevaba varios días sin hablarse con su mujer, después de haber discutido y que las dos víctimas lo acosaban "diciéndome cosas".

En la vista han declarado varios testigos, el más esperado el de la mujer que vio al encausado con el cuchillo en el rellano de la escalera.

Se trata de la hermana de una vecina del procesado, que estaba cuidando a su sobrino, y fue la que abrió la puerta de la vivienda cuando la mujer apuñalada llamó pidiendo auxilio.

La testigo ha explicado que abrió la puerta y se encontró a una mujer casi caída en el suelo y al autor del doble crimen a los pies de ella desnudo y con un cuchillo en la mano izquierda, al que dijo: "Pero qué has hecho muchacho", a lo que éste le contestó "me han hecho muchas y me han dejado sin un duro".

También relatado que él se acercó a la víctima "y le dio una patada" para decir que "está muerta", aunque la mujer aún estaba viva "porque me clavó los ojos" con su mirada, ha comentado la testigo.

Después, tras conseguir que el acusado se quedara quieto en la pared, le escuchó confesar que había matado a las dos, madre e hija, si bien puntualizó que al bebé que también se encontraba en la vivienda no le había hecho nada.

La testigo ha relatado que el propio procesado le pidió que llamara a la Guardia Civil y mantuvo una actitud fría todo el tiempo, repitiendo en varias ocasiones "me han dejado arruinado y sin un puto duro".

En la jornada del juicio han declarado dos de las hijas de la víctima y hermanas por parte de madre de la también fallecida, que han señalado que ese mismo día estaba previsto que su madre y su hermana se mudaran a otro piso que habían alquilado.

Ambas han reconocido que la relación entre M.J.Y.H. y su madre era normal y han negado que su madre malgastara el dinero, y en cualquier caso "de hacerlo, lo hacían juntos", ha puntualizado una de ellas.

Otra ha explicado que su madre le había comentado la posibilidad de divorciarse y que el mismo día de los hechos "había quedado para coger las llaves del piso nuevo".

Además, las dos han indicado que desconocían que M.J.Y.H. estuviera tomando pastillas por algún tipo de problema síquico, y que "sólo tomaba una pastilla" para los problemas de corazón". 

Más información en vídeos 
Comentarios