viernes 17/9/21

Piden que pueblos del Valle del Bullaque participen en la gobernanza del agua

Tal y como contempla el pacto alcanzado por la Mesa del Agua de Castilla-La Mancha

Vecinos de la comarca del Valle del río Bullaque, en la provincia de Ciudad Real, han reclamado poder participar en la gobernanza del agua que afecta a la cuenca de este río, tal y como contempla el pacto alcanzado por la Mesa del Agua de Castilla-La Mancha.

La Asociación de Vecinos "El Roble" y el Grupo "Caudal Permanente Bullaque" han enviado a la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), a las consejerías de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural y de Desarrollo Sostenible y a los alcaldes del Valle del Bullaque un escrito en el que reclaman, en base a la aplicación del apartado 4 del acuerdo, su participación en la gestión del agua.

En dicho escrito, al que ha tenido acceso Efe, recuerdan que el Pacto contempla que "los territorios deben participar de forma preponderante en las decisiones sobre el agua" y se requiere un "conocimiento continuado de la problemática de los usos y disponibilidades del agua para poder actuar en los distintos procesos de planificación y decisión sobre los usos del agua que les afecten".

Y señalan que todo ello se debe hacer con una "participación pública real y garantizada en los procesos de toma de decisiones sobre el agua", ya que "el agua no es un bien comercial, sino un patrimonio público que hay que proteger, defender y tratar como tal".

Estas dos asociaciones, que se suman al acuerdo firmado por 50 organizaciones representativas del tejido social, político y económico de la región, remarcan que los poderes públicos tienen que garantizar para el río Bullaque "caudales ecológicos fundamentales para conseguir el buen estado ecológico exigido por el ordenamiento jurídico".

Y, por ello, insisten en reclamar su participación en la gobernanza del agua, pues consideran que "sólo mediante el profundo conocimiento de los recursos existentes serán capaces de administrar el agua adecuadamente".

En este punto consideran "imprescindible" realizar una auditoría hídrica en la cuenca del Bullaque, "analizando los consumos reales, los derechos legalmente reconocidos, el estado ecológico de las masas de agua o la aplicación y cumplimiento del régimen de caudales ecológicos", teniendo en cuenta que "cualquier uso propio de la cuenca hidrográfica debe tener total prioridad sobre otros usos fuera de la misma".

Defienden también que la cuenca hidrográfica cedente debe satisfacer todas las demandas actuales y futuras y "los trasvases no pueden seguir respondiendo a las demandas ilimitadas de otras comarcas sin tener en cuenta las necesidades de la propia".

Por eso, piden una modificación de la Ley de Aguas que limite la posibilidad de cesión de derechos entre particulares, ya que la interconexión de embalses facilita el comercio del agua y pone en peligro la viabilidad de los regadíos en la comarca.

Además, quieren que se estudien, exploren y ejecuten las "mejores opciones de depuración, integradas con el medio, de menor coste y gestionadas a partir de un modelo sostenible", con especial atención a los filtros verdes para poblaciones pequeñas que aconseja la Red Natura 2000.

También demandan campañas divulgativas tendentes a promover tanto el "ahorro y uso eficiente del agua", como la reducción de tóxicos y contaminantes en los hogares, agricultura e industria.

Y, por último, piden a la CHG la ejecución de medidas concretas que hagan posible garantizar un caudal permanente de agua limpia en el Bullaque que permita la vida de la flora, la fauna y las gentes del Valle, porque están constatando que "el río se muere".

Comentarios