sábado 29/1/22

Un grupo de alumnos de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) excavará en la zona donde hace unos meses se hallaron restos íberos de gran valor, a raíz de las obras del colector de Poblete que se conecta con la estación depuradora de Ciudad Real, próxima al Parque Arqueológico de Alarcos.

Una vez finalizado el periodo de lluvias, el Centro de Restauración y Conservación de Castilla-La Mancha ha dado el visto bueno para que una parte del grupo de jóvenes titulados en Historia de la Universidad regional acceda a esa zona, dentro de la campaña de excavaciones que todos los años realiza la UCLM en el cerro de Alarcos.

Hace unos meses, fuentes de la dirección de la obra explicaron que los hallazgos encontrados en la zona fueron trasladados a Toledo para estudiar con exactitud la época a la que corresponden dichos objetos, alguno metálico, pero todo parece indicar que pertenecen a la cultura ibérica.

Fuentes de Cultura, han corroborado que los hallazgos, aún en estudio, son de "gran valor histórico", por lo que han decidido que en esta campaña de excavaciones un grupo de jóvenes inicie los trabajos a las faldas del monte y otro grupo continúe con la primera zona de ocupación del cerro, entre el Bronce Final y la primera Edad del Hierro, 1000 años a. C.

El colector de aguas residuales, que está construyendo Aguas de la Cuenca del Sur (Acuasur), está proyectado muy cerca del Parque Arqueológico de Ciudad Real, lo que ha provocado, y a raíz justamente de esos hallazgos, que el proyecto inicial se haya modificado en parte.

Alarcos, situado en la margen izquierda del río Guadiana y a escasos kilómetros de la capital, fue ocupado por el hombre desde la Edad del Bronce Pleno, y fueron la época ibérica y la Edad Media las dos etapas más esplendorosas de este enclave, hoy convertido en yacimiento arqueológico.

Desde 1984 se desarrollan excavaciones arqueológicas que han sacado a la luz parte de la ciudad ibérica, el perímetro exterior del castillo y gran parte de la muralla medieval, donde se halló una fosa común con restos de la batalla que en 1195 enfrentó a musulmanes y cristianos.

El cerro de Alarcos constituye uno de los yacimientos más importantes de la región, no sólo por sus más de 22 hectáreas intramuros, sino también por los restos encontrados de la época ibérica y medieval.

Los diferentes vestigios arqueológicos de Alarcos evidencian la presencia y ocupación del hombre desde la Edad del Bronce hasta la Edad Media, con un largo periodo de despoblación en las épocas romana y visigoda.

Comentarios