lunes 23/5/22

Sánchez eleva la cuantía del PERTE agroalimentario hasta los 1.800 millones

- Sánchez anuncia 800 millones extra para sector agroalimentario orientados a mejorar la gestión del agua.

- Planas confía en que el Perte agroalimentario dote de sostenibilidad al campo y garantice relevo generacional.

- García-Page pide el "máximo respeto" para el mundo rural y no enfrentarlo al urbano.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (3d), ha presentado en Ciudad Real el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del sector agroalimentario - EFE/Jesús Monroy
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (3d), ha presentado en Ciudad Real el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del sector agroalimentario - EFE/Jesús Monroy

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este miércoles una inversión extra de 800 millones de euros más allá de los 1.000 millones de euros contemplados en el PERTE para el sector agroalimentario que irán destinados para que el sector primario acometa una transformación de su industria en torno a la mejora de la gestión del agua y la modernización de su uso.

Así lo ha anunciado Sánchez durante la presentación del PERTE, acto que ha tenido lugar durante el transcurso de la feria nacional del vino Fenavin que se celebra esta semana en Ciudad Real.

Tal y como ha señalado, esta inversión sumará un total de 1.800 millones de euros para un sector cuyas posibilidades "son formidables" en el contexto nacional.

Sánchez ha desgranado los ejes de esta estrategia vinculada a fondos europeos, recordando que entre ellos están fortalecer el tejido industrial con 400 millones de euros de financiación para fomentar la mejora de la competitividad empresarial.

Esos 400 millones, circunscritos en los 1.000 millones del PERTE, podrán solicitarse a partir de la primera quincena del mes de junio, tal y como ha detallado el presidente.

Un segundo eje estará dotado con 454 millones de euros para mejorar la digitalización de las empresas agroalimentarias, después de que la primera fase de ayudas del llamado 'kit digital' haya llegado ya a 6.000 empresas, según sus datos.

Por último, el fortalecimiento de la investigación en el ámbito agrario contará con cargo a este programa de 148 millones de euros para "trabajar en aumentar la capacidad productiva del sector en el futuro".

Sánchez arrancaba su intervención asegurando que se trata de "un día importante", para él y "para el campo español", toda vez que se presenta un plan tras un trabajo "muy laborioso" que representa "dos cosas importantes", como son el compromiso del Gobierno para dar más competitividad al sector y poner en valor "la colaboración público privada".

Una colaboración que "ha servido, y mucho" en otras circunstancias, y ahora que el sector se ha enfrentado a grandes retos, se presenta "un proyecto estratégico que es y será esencial para la recuperación y la modernización" del país.

Lo ha reivindicado como "ejemplo de la buena política" de cara a "mejorar todas las instituciones, la vida de las familias y de las empresas".

La política tiene que "resolver problemas presentes y mejorar el futuro", y en consecuencia con este objetivo "trabaja el Gobierno de España cada día, con voluntad de acuerdo".

"Sin duda, en esta legislatura, hemos tenido una pandemia global, y ahora sufrimos las consecuencias de una terrible guerra a las puertas de Europa", ha dicho.

Durante estos meses de confinamiento, ha dicho, la cadena alimentaria mantuvo el suministro alimentario para que todos pudieran seguir teniendo las despensas surtidas. "No deberíamos olvidar, demostraron que eran trabajadores esenciales para el desarrollo de nuestras vidas".

Pedro Sánchez ha apostado en este punto por que España se encamine hacia una "autonomía agroalimentaria estratégica" para capear las crisis que puedan llegar, en alusión a la guerra en Ucrania.

"La autonomía estratégica no es solo en defensa, lo es también en industria y en alimentación", ha avisado el presidente, desgranando en esta línea las medidas ya aprobadas por su Gobierno como la Ley de Cadena Alimentaria, las ayudas directas a sectores afectados por la guerra de 430 millones de euros para sector agrario y pesquero o la rebaja de impuestos en la energía.

Aquí ha circunscrito los beneficios de la PAC como otra de las políticas que, ayudando al sector agroalimentario, tiene también como objetivo "reducir las brechas del mundo rural".

"No quisiera olvidarme del reto demográfico. Para ello es importante la dignificación del sector en un proyecto estratégico que hoy presentamos formalmente", ha aseverado Sánchez, quien ha abundado en los objetivos de avanzar en "sostenibilidad y cohesión social y territorial" apoyando al campo y sumando fuerzas contra la despoblación.

SOSTENIBILIDAD Y RELEVO GENERACIONAL

Por su parte, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se ha mostrado confiado en que el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del sector agroalimentario consiga cumplir con los retos marcados de dotar de sostenibilidad al sector agrario español, impulsar la innovación y garantizar el relevo generacional.

Como reflexión, Planas ha señalado que este PERTE significa futuro, teniendo en cuenta que 56.300 millones de euros tuvieron que ver con el sector primario. El cuarto exportador de la Unión Europea y séptimo del mundo, el Estado español está en el 4% de las transacciones que se realizan.

Detrás de todo ello hay "mujeres y hombres" y más de 30.000 empresas agroalimentarias, ahora con más presencia de la mujer en explotaciones agrícolas, ocupando ya "el 30%, una muestra de cómo cambia el modelo".

Más de 2,3 millones de empleos en la cadena agroalimentaria hacen de este sector primario un segmento importante que requiere "rentabilidad" para ser sostenible. "Y en ello estamos, desde el apoyo público y desde la transformación, con una tarea fundamental de los empresarios", ha asegurado Planas.

Como gran reto, la sostenibilidad, luchar contra el cambio climático y preservar el suelo hace que "se tenga que cambiar la orientación" de la producción, ya que ahora "toca producir usando menos recursos naturales", ha dicho.

El otro gran reto, "el más importante", es el del relevo generacional, según Planas, ya que "dos de cada tres trabajadores del campo" se jubilarán en la próxima década. Para Planas, parte del trabajo que se va a efectuar amparado en este PERTE tiene que ver con la modernización del sector.

Para ello, este momento es "fundamental" con un PERTE como aliado que permitirá una salida de la crisis con "grandes oportunidades de futuro".

Este plan de recuperación "se une a otras acciones" que el Gobierno está llevando a cabo, algo que ha justificado asegurando que "casi 55.000 millones de euros hasta 2027" estarán disponibles con la PAC, el Fondo Europeo Marítimo o los derivados del plan de recuperación Next Generation. "La cifra más grande que ha manejado España".

Planas ha querido subrayar actuaciones relacionadas con el llamado 'componente tres', donde se están dedicando muchos recursos a "la modernización del regadío y de las explotaciones e invernaderos".

Además de todo ello, ha citado otras actuaciones como la digitalización del ciclo del agua, la llegada de la banda ancha a todo el territorio o el fomento de las energías renovables.

El conjunto de "medidas transformadoras" amparadas en el PERTE estará coordinado por hasta cuatro departamentos ministeriales, tal y como ha recalcado Planas, quien plantea como reto "cómo conseguir que todas las empresas, de cualquier dimensión, puedan acogerse a estas ayudas".

"Queremos ayudar a esa transformación y a ese cambio. Para ello debemos aprovechar todos los recursos a nuestro alcance para que el sector siga siendo motor y un destacado actor global en esa producción sostenible de alimentos", ha señalado Planas.

Planas ha puesto en valor que este acto quiera mostrar el apoyo del Gobierno de España al sector "haciéndolo coincidir" con Fenavin, una feria que "es un gran éxito". España, con la primera superficie de viñedo en el mundo, "alcanza este éxito colectivo" por el que ha dado la enhorabuena a la organización de la feria.

El PERTE agroalimentario contará con una inversión pública de unos 1.000 millones de euros hasta 2023 y con el que se prevé generar un impacto de partida en la economía de unos 3.000 millones de euros, estimándose además una creación neta de hasta 16.000 empleos.

A esta cantidad será necesario añadir los efectos positivos sobre el conjunto de la economía derivados de la creación de nuevos modelos y oportunidades de negocio, las nuevas oportunidades laborales generadas por las actuaciones ligadas al PERTE, así como los ahorros generados en el tejido productivo, las economías domésticas y los presupuestos públicos.

La medida cuenta con medidas gestionadas por los ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación; de Industria, Comercio y Turismo; de Asuntos Económicos y Transformación Digital; así como del de Ciencia e Innovación.

PAGE PIDE RESPETO PARA EL SECTOR DEL CAMPO

De su lado, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha exigido el "máximo respeto" al mundo del campo en todas sus facetas, al tiempo que ha alabado la estrategia del ministro de Agricultura, por lo que ha aprovechado para pedir que la estrategia de los alimentos "la tienen que hacer los que saben".

Además, ha celebrado que Europa, con la crisis del COVID y la guerra de Ucrania, haya hecho de la necesidad virtud y haya aprovechado la situación para dar un "salto adelante". A España va a llegar "una barruda" y será "la mejor oportunidad que tiene España para la próxima década". Una generación que, según ha dicho, tiene que quitarse "la palabra crisis ya por todas".

Asimismo, ha recordado que la UE, desde el comienzo, a lo que más dinero le ha dedicado ha sido al campo, al tiempo que aplaudido la decisión del Gobierno de España de poner en marcha este PERTE del sector agroalimentario, al que la Unión Europea "no le ha obligado". "Es una decisión política y trascendente" de apoyo al sector agrario, ganadero y la industria transformadora.

Y esto se hace, ha apuntado, en un contexto en el que se sigue luchando para mejorar las condiciones de la PAC. Además, ha defendido que el campo apuesta por la sostenibilidad. "No hay nadie más pendiente de que existan fuentes de alimentación que la gente que se dedica a la agricultura y el campo".

Un sector que es muy importante, ha afirmado, en muchos aspectos porque es "la base de la pizza", al tiempo que ha lamentado que cuando era pequeño en los manuales de estudio se dijera que las sociedades que apostaban mucho por el sector primario eran subdesarrolladas, algo que "no era real entonces y no lo es hoy". "El campo son de los que más innovan y de los más se adaptan".

CABALLERO REIVINDICA EL MUNDO RURAL

El presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, ha sido el encargado de presentar el acto, agradeciendo que este anuncio se suscite en el foro de Fenavin.

Ha tenido palabras para agradecer al Gobierno del Estado por dar facilidad a las instituciones públicas para gastar remanente en obras, lo que ha hecho posible celebrar este acto en el salón de actos del pabellón ferial.

Caballero ha recordado que el 17% del PIB en la región está vinculado al sector agroalimentario, con el vino ocupando "un lugar principal".

"No hay ninguna otra feria con tanta concentración de vino español como Fenavin. Esto es un éxito colectivo que ha sido posible porque ha existido una magnífica relación institucional", ha agradecido Caballero.

Una feria que ya queda vinculada con la marca 'Alimentos de España', algo que va más allá en una región que es "la despensa de España y de Europa".

Además, ha remarcado la presencia del mundo rural en Castilla-La Mancha, tras lo que ha reconocido que el Gobierno "ya se toma en serio" el tema de la despoblación, generando inversiones que "van a cambiar" el paradigma.

"CARÁCTER ESTRATÉGICO" DEL SECTOR

Por su parte, el presidente de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), Tomás Pascual Gómez-Cuétara, ha destacado "el carácter estratégico" del sector, ha recordado el compromiso de la industria de alimentación y bebidas con los consumidores y ha hecho un llamamiento a la colaboración público-privada.

Durante su intervención, el presidente de FIAB ha destacado el papel de la industria de alimentación y bebidas y su carácter "esencial y estratégico", así como el compromiso del sector con los consumidores.

Gómez-Cuétara ha recordado la importancia de trabajar en escenarios que permitan garantizar el funcionamiento de la cadena alimentaria y el abastecimiento de alimentos y bebidas al conjunto de la población, especialmente en coyunturas "inestables y con conflictos que tensionan el tejido productivo como la invasión de Ucrania".

El presidente de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas ha concluido su intervención señalando la importancia de que las ayudas del PERTE lleguen a las pymes, reiterando el espíritu de colaboración del sector e invitando al Gobierno y al conjunto de las administraciones a dialogar para avanzar en los objetivos comunes.

Presentación del PERTE del sector agroalimentario

Sánchez eleva la cuantía del PERTE agroalimentario hasta los 1.800 millones
Comentarios