martes 7/12/21

La albaceteña Elena López recibirá el próximo jueves 20 de junio el primer premio del Ejército del Aire a la investigación aeroespacial militar por su proyecto para contribuir a hacer los aviones de caza menos detectables por las aeronaves enemigas.

En una entrevista con Efe, López explica en términos divulgativos en qué consiste su proyecto fin de carrera, que le ha hecho alzarse con este galardón, y relata que se trata del diseño de una instalación encaminada a que los aviones de combate puedan realizar maniobras más abruptas, es decir, que necesiten menos espacio para despegar y aterrizar en los portaaviones.

Y, además, logra reducir la huella sónica y térmica del avión de combate durante estas maniobras, con lo que se hace más difícil que los aviones enemigos -que utilizan una fórmula de detectar las aeronaves mediante puntos calientes- puedan descubrirlo.

En palabras más técnicas, el título que lleva el proyecto de Elena López es el de "Diseño de una instalación para la caracterización del comportamiento fluidodinámico de una tobera de empuje vectorial y de su estela".

López explica que se trata del desarrollo de una tecnología "relativamente reciente" a través de toberas de empuje vectorial que reducen "la firma técnica", ese foco de calor que dejan los aviones al despegar, y también permite las maniobras más abruptas.

El proyecto de la premiada, dirigido por Carlos Guardiola y Vicente Dolz, se está desarrollando en la Universidad Politécnica de Valencia.

La albaceteña, de 32 años, estudiante de Ingeniería Industrial y ahora de Ingeniería Aeronáutica, reconoce que tener desde su infancia la base aérea de Albacete tan cerca ha podido influirle a la hora de elegir su proyecto, pues siempre le ha llamado la atención.

De hecho, su interés le hizo elegir este tema como proyecto fin de carrera y después matricularse en Ingeniería Aeronáutica en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Diseño (ETSID) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), algo a lo que a partir de ahora se quiere dedicar.

"El premio me abre muchas puertas, me parece que es importante", destaca López, para quien el galardón, además de contribuir a su proyección, le hará alzarse con 4.000 euros y un trofeo.

La premiada compatibiliza sus estudios con su trabajo en el Instituto Tecnológico de Óptica, Calor e Imagen, en Valencia.

La categoría de investigación aeroespacial militar española es una de las novedades introducidas en la 35 edición de los Premios Ejército del Aire, algo que a Elena López le parece "muy importante por su clara apuesta por la investigación" en este ámbito.

La albaceteña ha sido premiada por su estudio en una de las ramas existentes en el sector aeroespacial y por profundizar en los avances de la industria de defensa española.

Lo que ha querido hacer el Ejército de Aire con esta nueva modalidad de premio ha sido fomentar la vocación por la ingeniería aeroespacial de los investigadores y colaborar en la divulgación de su trabajo.

El trabajo premiado podrá ser publicado, a modo de artículo resumen, en la Revista de Aeronáutica y Astronáutica o como un ejemplar dentro de las publicaciones del programa editorial del Ministerio de Defensa.

Comentarios