Aceptan 6 y 8 meses de cárcel por ocupar una vivienda y amenazar a la dueña

El juicio estaba señalado con jurado popular, que no ha sido necesario constituirlo al haber alcanzado las procesadas un acuerdo entre las partes, por lo que se ha dictado sentencia firme, una vez que han aceptado los hechos
En la imagen de archivo el Palacio de Justicia - Juzgados en la ciudad de Albacete. Sede del Tribunal Superior de Justicia de CLM (TSJCM)
photo_camera En la imagen de archivo el Palacio de Justicia de la ciudad de Albacete

La Audiencia Provincial de Albacete ha condenado a seis y ocho meses de cárcel a las dos mujeres acusadas de ocupar una vivienda en Albacete aprovechando que su propietaria estaba unos días en La Roda, en esta misma provincia, y a la que amenazaron incluso de muerte cuando intentó volver a entrar en su domicilio.

El juicio estaba señalado con jurado popular, que no ha sido necesario constituirlo al haber alcanzado las procesadas un acuerdo entre las partes, por lo que se ha dictado sentencia firme, una vez que han aceptado los hechos.

Una de las acusadas, A.I.M., ha sido condenada a cuatro meses de cárcel por allanamiento de morada y cuatro más por el delito de amenazas, así como a la prohibición de aproximarse a las víctimas a menos de 500 metros o comunicar con ellas durante dos años y ocho meses.

Por su parte, R.G.M. ha sido condenada a tres meses de prisión por cada uno de los dos delitos y la prohibición de aproximarse a las víctimas durante dos años y medio.

También se les ha condenado a una indemnización para la víctima de 5.000 euros.

En el juicio, el abogado de la víctima ha manifestado su intención de renunciar a la indemnización, pero en caso de que no renuncie y ellas no paguen esta cuantía, sí deberán cumplir la pena de prisión, como les ha explicado la jueza.

Los hechos, por los que el Ministerio Fiscal pedía de inicio una pena total de cinco años de cárcel, ocurrieron en mayo de 2016, cuando la víctima tuvo que viajar hasta La Roda, donde residían su madre y su hermano.

Allí permaneció cinco días, por lo que se ausentó del bajo en el que vivía en la capital, que quedó provisionalmente deshabitado.

En hora y fechas desconocidas, pero en ese margen de cinco días, las dos acusadas -una tenía entonces 34 años y la otra 20- decidieron entrar en la casa de la víctima "sin su conocimiento y sin su consentimiento y ocupar por tiempo indefinido esta vivienda", como detalla el escrito de acusación.

En el juicio, las acusadas han reconocido que la hija de la dueña no les entregó las llaves ni les alquiló la vivienda, como en su día habían alegado que había sucedido.

El viernes 20 de mayo de 2016 la denunciante y dueña de la casa, sobre las 11.00 horas, volvió a su vivienda y no pudo acceder porque una de las cerraduras había sido cambiada, y al escuchar el ruido por intentar abrir la puerta, las acusadas abrieron y se encontraron a la dueña.

La mujer les dijo que esa era su casa y no podían estar ahí, pero la menor de las dos condenadas -A.I.M.- le dijo que se marchara de allí y añadió: "Si nos das cinco mil euros, nos vamos de aquí y te dejamos tu casa".

Después llegó un hombre al que había avisado la acusada más joven, cuya identidad se desconoce, y le dijo a la propietaria que se fuera, incluso le agarró el bolso para cogerle las llaves de su coche.

La acusada más joven le dijo, además, en ese momento: "Si nos denuncias te vamos a matar. Con una pistola te vamos a dejar los sesos pegados a la pared".

La víctima, siempre según el escrito de acusación, salió entonces corriendo a la calle y un taxista que pasaba por ahí telefoneó a la Policía Nacional y, sobre las 11,45 horas, cinco agentes llegaron al lugar, contactaron con la denunciante que, ya en sede policial, les autorizó a entrar en su vivienda.

La Policía acudió después a la vivienda ocupada y las detuvo.

Comentarios