Detenido en Albacete acusado de explotar a extranjeros en tareas agrícolas

Además de trabajar sin contrato, cobrando menos de lo pactado y haciendo tareas más duras de las prometidas, las víctimas tenían que pagar al acusado 170 euros  por el alojamiento y recibían "amenazas constantes"
Detenido en Albacete acusado de explotar a extranjeros en tareas agrícolas
photo_camera Detenido en Albacete acusado de explotar a extranjeros en tareas agrícolas

La Policía Nacional ha detenido en Albacete a un hombre de nacionalidad búlgara acusado de un delito contra los derechos de los trabajadores y amenazas graves por ofrecer trabajo a sus compatriotas y, una vez en España, no les realizaba contrato, les pagaba menos de lo pactado y les obligaba a trabajar en condiciones duras.

La operación, denominada 'Sofía', se ha llevado a cabo en colaboración con la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Albacete, según ha informado este lunes en un comunicado la Comisaría de la Policía Nacional en la capital albaceteña.

Los hechos se desencadenaron el pasado 25 de enero, cuando la Policía Nacional detectó a cuatro ciudadanos de nacionalidad búlgara que estaban deambulando por las calles de Albacete y solicitando ayuda a un ciudadano ya que, según decían, un compatriota suyo les había quitado su documentación personal.

Estas cuatro personas relataron a los agentes que habían escapado del piso en el que se encontraban residiendo, en condiciones precarias, por lo que se les dio cobijo en dependencias policiales y auxilio humanitario.

Tras las primeras gestiones de investigación y tomar declaración a las víctimas, los agentes averiguaron que el presunto autor ofrecía trabajo en España a compatriotas suyos para la campaña de recolección de la fresa, prometiéndoles un salario de 6,5 euros la hora, han detallado las citadas fuentes.

Una vez en territorio nacional, se encontraban con una realidad bien distinta a la prometida, ya que no les realizaba ningún tipo de contrato, no les abonaba lo pactado y debían realizar tareas agrícolas mucho más duras que las prometidas.

Las víctimas tenían que abonarle además 170 euros en concepto de alojamiento y "las amenazas hacia los trabajadores eran habituales".

Comentarios