Amplio dispositivo en el paraje rural Olula en Almansa por una fiesta rave

Se ha recomendado evitar la zona para facilitar el trabajo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que controlan los accesos al lugar
Amplio dispositivo en el paraje rural Olula en Almansa (Albacete) por una fiesta rave
photo_camera Amplio dispositivo en el paraje rural Olula en Almansa (Albacete) por una fiesta rave

La Guardia Civil, en coordinación y apoyo con la Policía Local y Protección Civil, servicios sanitarios y medios de extinción de incendios, se están encargando de controlar la disolución de una fiesta ilegal que se celebra desde el pasado sábado, día 15, en el paraje de Olula, ubicado en el término municipal de Almansa (Albacete), en el límite con la localidad de Caudete, en esta misma provincia.

Fuentes de la Guardia Civil han explicado este lunes a Europa Press que la fiesta se detectó el pasado sábado y a lo largo del fin de semana se ha llegado a cifrar el pico de asistentes entre los 500 y 600, por lo que se procedió a coordinar los distintos servicios "para dar seguridad al lugar para evitar incidentes" en su desarrollo.

De hecho, desde el mismo sábado a las 22.30 horas se activó el Plan Territorial de Emergencias, como confirmó ese mismo día la cuenta oficial de Twitter de los servicios municipales de emergencia del Ayuntamiento de Almansa, que explicaba que la activación se produjo "por un problema de orden público en las cercanías del paraje de Olula", en el que empezaron a trabajar Policía Local, Guardia Civil y agentes medioambientales.

A día de hoy, según las fuentes consultadas, la fiesta se está desalojando "de manera paulatina y no quedarán más de 200" personas en el lugar, de donde los asistentes a la misma se están marchando "de manera ordenada y sin incidentes".

El personal que permanece en la zona ha ido variando según los días --los medios sanitarios y de extinción de incendios no han estado permanentemente allí sino en aviso o en caso de emergencia--, donde las patrullas de la Guardia Civil sí han hecho acto de presencia continua para tener los caminos de acceso cerrados y evitar que creciera el número de asistentes.

El despliegue, según las mismas fuentes, se ha realizado "más por seguridad" y para que "no se desmadre" la fiesta que por llevar a cabo un desalojo, que no se ha producido porque "no había condiciones suficientes de proporcionalidad".

Tampoco ha habido enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los asistentes a este evento, en el que únicamente ha habido que actuar debido a una intoxicación etílica que se derivó al Hospital de Almansa.

Comentarios