viernes 06.12.2019

Se reabre al tráfico la carretera CM-3203 en Ayna cerrada por la caída de rocas

Se reabre al tráfico la carretera CM-3203 en Ayna (Albacete) cerrada por la caída de rocas
Se reabre al tráfico la carretera CM-3203 en Ayna (Albacete) cerrada por la caída de rocas

Este viernes se ha reabierto al tráfico la carretera CM-3203 a la altura de la localidad albaceteña de Ayna, cerrada por la caída de rocas en la madrugada del 10 de diciembre, lo que dejó cortada la circulación por esta zona de la Sierra del Segura.

La consejera de Fomento, Agustina García, ha anunciado en una nota que en la tarde de este viernes se ha procedido a la reapertura al tráfico de la CM-3203, una vía de comunicación de "vital importancia" para este municipio, especialmente para los desplazamientos habituales y que en los últimos meses se habían visto limitados a casos de urgencias o emergencias, transporte escolar o esporádicas aperturas para particulares.

La consejera ha explicado que el Gobierno de Castilla-La Mancha consideró que había que actuar de forma "rápida", ya que era una situación de emergencia, por lo que se ha actuado de forma paulatina priorizando, por encima de todo, la garantía de "seguridad" de los vecinos y usuarios de la carretera.

Y ha añadido que el esfuerzo "siempre es poco" cuando se trata de garantizar la seguridad de las personas.

García ha señalado que de esta forma se soluciona también "un problema" que podía influir "negativamente" en este municipio albaceteño, como es el turismo, y que ahora se ve subsanado con la posibilidad de volver a transitar por carretera y conectar con Ayna, especialmente con el añadido de que acaba de iniciarse la época estival.

La consejera de Fomento ha explicado que las obras que implicaban la utilización y ocupación de la CM-3203 ya han concluido, mientras que durante junio y julio todavía continuarán los trabajos de consolidación del talud afectado por el desprendimiento registrado el pasado diciembre.

De este modo, ha señalado García, se cumple el compromiso de que estas obras de emergencia estarían finalizadas a lo largo de este verano, porque se están desarrollando en plazo y a un ritmo adecuado para asegurar el talud de la roca vertical, de 160 metros de altura, tal y como pudo comprobar 'in situ' el pasado mes de mayo.

Según ha detallado la Junta, los técnicos han descartado "nuevos" desprendimientos y, por tanto, la "peligrosidad" en la zona, una vez que se ha consolidado la pared principal del talud y colocado la malla para prevenir nuevos incidentes.

La Consejería de Fomento del Gobierno regional ha invertido 1.551.508,81 euros para la realización de estos trabajos, para los que se ha estimado un plazo de ejecución de alrededor de cinco meses.

La carretera de Ayna se cerró al tráfico después del desprendimiento de bloques de considerable tamaño en un talud de roca vertical, el pasado 10 de diciembre de 2016, y así ha permanecido mientras se han desarrollado las obras de emergencia, para lo que fue necesaria la declaración de emergencia por resolución de la Consejería de Fomento, el pasado 27 de diciembre.

Las actuaciones comenzaron con la retirada del material procedente del desprendimiento y continuaron con la estabilización del talud mediante la realización de trabajos de colocación de malla de triple torsión para proteger frente a los posibles desprendimientos de rocas.

Más información en vídeos 
Comentarios