Programan de nuevo el juicio a acusados de dirigir club de alterne en Albacete

En la imagen de archivo el Palacio de Justicia - Juzgados en la ciudad de Albacete. Sede del Tribunal Superior de Justicia de CLM (TSJCM)
photo_camera En la imagen de archivo el Palacio de Justicia - Juzgados en la ciudad de Albacete

La Audiencia Provincial de Albacete ha programado de nuevo el juicio, suspendido en octubre, contra tres hombres y una mujer acusados de conformar una trama que trajo a 5 mujeres de Rumanía con falsas ofertas de empleo y las obligaron a prostituirse en un club de alterne de Tarazona de la Mancha.

El juicio se celebrará la próxima semana, en concreto, los días 31 de enero y 1 y 2 de febrero.

El escrito de acusación de la Fiscalía señala que los procesados son un matrimonio de nacionalidad rumana, Gheorghe S.D. e I.M., más el hermano de Gheorghe, Marius C., y un hombre de nacionalidad polaca, Konstanty K., y para cada uno de ellos se piden penas de prisión que suman 50 años, 10 años por cada uno de los cinco delitos de "prostitución coactiva" de los que son acusados, uno por cada víctima.

Los acusados "se agruparon para montar una trama" con la que traer a mujeres jóvenes de Rumanía, "obligándolas para que trabajaran como prostitutas" y quedarse con el dinero que cobraban a los clientes.

Cada acusado tenía su misión en el plan para engañar a las que ejercerían la prostitución y así lo hicieron, contactando con mujeres a las que ofertaban venir a trabajar en tareas de limpieza, con hospedaje y manutención gratuitos.

El viaje desde Rumanía a Albacete se hacía en autobús y el acusado Gheorghe S.D. controlaba el traslado, recogía a las mujeres en la capital y las llevaba a Tarazona.

Además, los acusados pagaban los billetes, de forma que las chicas "desde el mismo inicio" se convertían en deudoras de la trama.

La Fiscalía explica con detalles que las mujeres permanecían confinadas en el club de Tarazona y narra episodios en los que los acusados agredieron y golpearon a quienes se negaba a mantener relaciones sexuales.

Las mujeres perdieron su documentación, que quedó custodiada por los procesados, para que "no se pudieran alejar".

Una de las jóvenes amenazó a sus captores con "suicidarse con un cuchillo" si no la dejaban marcharse, de forma que sí le dejaron irse, aunque le advirtieron de que "sería mejor para ella si no contaba nada de lo que había pasado".

La acusación añade la petición de un año más de cárcel para Gheorghe S.D. por un delito de desobediencia, ya que el Ayuntamiento de Tarazona le hizo varios requerimientos para que cesara la actividad del club, que no tenía ninguna licencia.

Comentarios