El IEA edita un libro en torno al yacimiento "de relevancia nacional" de Libisosa

Valera subraya el compromiso de la Diputación de Albacete con la investigación arqueológica y su divulgación durante la presentación del libro ‘Libisosa: Historia congelada’
El IEA edita un libro en torno al yacimiento "de relevancia nacional" de Libisosa
photo_camera El IEA edita un libro en torno al yacimiento "de relevancia nacional" de Libisosa

El Centro Sociocultural Agripina en Lezuza (Albacete) ha acogido este viernes la presentación oficial del libro 'Libisosa: Historia congelada', editado por el Instituto de Estudios Albacetenses (IEA) 'Don Juan Manuel', organismo autónomo dependiente de la Diputación de Albacete, cuyo vicepresidente, Fran Valera, ha participado en el acto, subrayando la importancia de esta publicación en torno a un yacimiento arqueológico de relevancia nacional.

Escrito por Héctor Uroz, arqueólogo, profesor de Historia Antigua de la Universidad de Murcia y codirector de las excavaciones, este trabajo, que llega cuando se cumple prácticamente un cuarto de siglo del inicio de las mismas, es la obra más extensa hasta la fecha en torno a Libisosa, en la que la fase iberorromana ocupa un papel protagonista, considerara "una mina" para la investigación del periodo ibérico final y la romanización, incluyendo el propio volumen "información y documentación privilegiada" de las últimas campañas en torno a ella, como se ha dado a conocer durante esta jornada, según ha informado la Institución provincial en nota de prensa.

Agradeciendo el esfuerzo de todas las personas y entidades que han hecho posible que este libro vea la luz, Valera ha querido reconocer la minuciosa e ingente labor de su autor, así como la implicación del Ayuntamiento con su alcalde, Alfonso Avendaño, al frente, y la colaboración del IEA, en la persona de su director, Antonio Selva, al tiempo que ha puesto en valor la figura de José Uroz, el primer director de la excavación, "germen de todo lo que ha venido después", con quienes, además, ha tenido la oportunidad de visitar el yacimiento, siguiendo muy atentamente sus explicaciones, de forma previa a la presentación.

Además, ha recorrido la Colección Museográfica ubicada en el centro sociocultural de la localidad, donde se exhiben algunas de las más de 155.000 piezas inventariadas tras ser halladas en esta suerte de 'Pompeya Ibérica', un espacio que, junto al propio yacimiento, ha sido visitado por unas 3.000 personas desde el inicio de 2022.

El vicepresidente provincial, que ha remarcado el compromiso de la Diputación con la conservación, investigación, puesta en valor y difusión del patrimonio histórico y cultural de la provincia, ha reiterado el apoyo de la Institución que preside Santi Cabañero a las labores que se realizan en este yacimiento, dejando claro que el objetivo es continuar, "al menos otros 26 años más", sumando recursos en esta importante tarea "por obligación y por convicción", desde la plena consciencia del "potencial" arqueológico de este escenario y, sobre todo, de lo imprescindible que se hace seguir aportando fondos que permitan avanzar en la recuperación de una parte de la historia y de las raíces para, divulgándolas y empoderándolas, dotar a este territorio de nuevas e interesantes herramientas que impulsen el desarrollo local, comarcal y provincial en muchos niveles, siendo especialmente significativo el turístico, tal y como ha apuntado.

También ha señalado que Libisosa es un potente instrumento con el que, a través del pasado, proyectar oportunidades futuras que trasciendan la provincia y que contribuyan a la dinamización social y económica de nuestra tierra, generando riquezas y empleo directo e indirecto.

Del mismo modo, no ha dudado en destacar el concienzudo esfuerzo que se viene efectuando en este enclave único con la colaboración ininterrumpida de la Diputación de Albacete desde que en 1996 se iniciaran los trabajos de la mano de la propia Institución provincial, desarrollándose a partir 2015 a través de su Instituto de Estudios Albacetenses. Unas labores que, a su vez, han sido determinantes para su reconocimiento como el sexto Yacimiento Arqueológico de Castilla-La Mancha.

De hecho, este 2022, el IEA y el Ayuntamiento de Lezuza han reeditado el convenio de colaboración que vienen suscribiendo anualmente, y que se traduce en una aportación de 15.000 euros para avanzar en las campañas en el Cerro del Castillo. Además, solo en los últimos siete años, a través de su Instituto de Estudios Albacetenses, la Diputación ha invertido en los trabajos que se están realizando en este yacimiento más de 100.000 euros, haciendo posible, entre otras cuestiones, un profundo conocimiento de su fase iberorromana.

En cualquier caso, estas excavaciones son un hito en lo relativo al conocimiento del patrimonio histórico-arqueológico albacetense, arrojando luz en torno a esta "joya" que fue colonia romana de derecho itálico, antes oppidum de los oretanos y, finalmente, enclave estratégico bajomedieval, como se recoge con todo lujo de detalles en el libro que se ha dado a conocer este viernes.

Comentarios