El Río Mundo revienta por segunda vez e inunda con sus chorros su Parque Natural

El nacimiento de este río, ubicado en el Parque Natural de Los Calares del Río Mundo y de la Sima, se encuentra situado entre varios términos municipales de la Sierra de Alcaraz y la Sierra del Segura, como son Cotillas, Molinicos, Riópar, Vianos, Villaverde de Guadalimar y Yeste
El Río Mundo revienta por segunda vez e inunda con sus chorros su Parque Natural - EP
photo_camera El Río Mundo revienta por segunda vez e inunda con sus chorros su Parque Natural - EP

El Río Mundo ha vuelto a reventar, dando lugar al conocido como 'reventón' de sus chorros, un episodio que se produce por segunda vez en lo que va de año, después del primer chorreo del pasado 19 de enero.

El nacimiento de este río, ubicado en el Parque Natural de Los Calares del Río Mundo y de la Sima, se encuentra situado entre varios términos municipales de la Sierra de Alcaraz y la Sierra del Segura, como son Cotillas, Molinicos, Riópar, Vianos, Villaverde de Guadalimar y Yeste.

Este espacio contiene un karst de extraordinario desarrollo y riqueza en formas, así como una gran diversidad botánica y paisajística y un excelente grado de conservación de sus ecosistemas, lo que le otorga una excepcional importancia desde el punto de vista de la conservación del patrimonio geológico, la biodiversidad y el paisaje de Castilla-La Mancha.

La zona es la segunda en España en cuanto a densidad de dolinas, contabilizándose al menos 960. Presenta un rico endokarst en el complejo denominado 'La Cueva de los Chorros", con más de 85 cavidades exploradas, destacando la cueva que da nombre al complejo, que en lo que se refiere a su extensión se considera la primera cavidad de la mitad meridional peninsular y la octava en la Península Ibérica.

El alcalde de Riópar, Federico Moreno, ha explicado a Europa Press que el reventón de los chorros viene ocasionado por un cúmulo de circunstancias y su unión de fuerzas, como el deshielo, las lluvias y el viento, sobre todo con cambios de presión dentro de los sifones creados en el interior de las cuevas.

Debido en parte a que cuando la presión que hay fuera de las cuencas es menor que en el interior, el proceso físico termina por vaciar los vasos, según detalla, lo que provoca la salida violenta del agua.

Comentarios