domingo 18.08.2019

Las lluvias evitan que la Cuenca del Segura esté en alerta pero CHS aumentará restricciones

Así lo ha avanzado el presidente de la CHS, Mario Urrea, quien ha recordado, en el marco de las restricciones, que para el regadío tradicional están contempladas en un 10 por ciento, cifra que aumenta al 15 por ciento cuando se refiere al no tradicional

En la imagen de archivo el cañón del río Segura en Letur (Albacete) - Fotografía: Jesus Sanchez Ajofrin Reverte
En la imagen de archivo el cañón del río Segura en Letur (Albacete) - Fotografía: Jesus Sanchez Ajofrin Reverte

Las lluvias de mediados del mes de abril han evitado que la Cuenca del Segura se encuentre en situación de alerta y han conseguido que se mantenga en prealerta. Sin embargo, la propuesta de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) es que dentro de esta situación "se incrementen las restricciones, suavemente, sin pasar al siguiente escalón".

Así lo ha avanzado el presidente de la CHS, Mario Urrea, quien ha recordado, en el marco de las restricciones, que para el regadío tradicional están contempladas en un 10 por ciento, cifra que aumenta al 15 por ciento cuando se refiere al no tradicional.

La propuesta del organismo de cuenca sería "subir ligeramente esos porcentajes", una cuestión que se analizará este viernes en la reunión de la Junta de Gobierno.

Urrea ha hecho estas declaraciones momentos antes de acudir a la apertura de plicas con las peticiones de agua desalada proveniente de la desaladora de Valdelentisco; un proceso administrativo, ha dicho, "largo, que empezó en 2012, y tras una primera acumulación de expedientes y una paralización del procedimiento, en marzo se retomó el proceso administrativo".

Finalmente, las peticiones que, en un principio, superan los 37 hm3 que se ofertan ascienden a 324, ha puntualizado Urrea, quien espera que en un breve plazo de tiempo la Comisaría de Aguas "pueda culminar este procedimiento, de manera que queden esos primeros 37 hm3 concedidos e inmediatamente se procederá a la segunda parte, que será tramitar la concesión de la ampliación de la desaladora de Valdelentisco, que admite todavía más volumen en su producción".

El régimen de concesión, ha recordado, "viene reglado en el plan hidrológico de la cuenca y en la ley de aguas y el reglamento". En un principio, ha explicado, "se atenderán aquellas peticiones que implican sustitución de agua subterránea en acuíferos sobreexplotados con agua desalada y, en segundo lugar, se atienden infradotaciones en comunidades de regantes que deben estar inscritos en el registro de la confederación".

No obstante, Urrea ha comentado que si en el procedimiento quedara algún volumen no adjudicado "se pasarían a atender las otras dos expectativas que contemplan aguas desaladas: regadíos consolidados, que se utilizan desde antes de 1998, pero que carecen de inscripción en el registro, por estar en algunas situaciones de falta de recurso legal; o los caracterizados, con motivo de las desaladoras conveniaron con la sociedad estatal y estaban utilizando esos recursos".

Las primeras peticiones que se encuentran posicionadas para este trámite son aquellos usuarios de la cuenca del Segura con registro, según Urrea, "con título de derecho, bien por sobrexplotación de acuíferos o por infradotación de regadío".

En el caso de que se amplíe la petición, ha cifrado en 20 hm3 el mínimo, que es lo que en un principio la sociedad estatal contemplaba como posibilidad, pero "hay informes que indican que la instalación puede soportar más de 20 hm3, pero no nos han confirmado la cifra final".

Finalmente, preguntado por la ampliación de la desaladora de Valdelentisco, ha recordado el compromiso del Gobierno de la nación de que en 2021, que "es cuando se espera que esté contemplada toda la capacidad de producción de las distintas desaladoras que se gestionan en la Cuenca del Segura".

Más información en vídeos 
Comentarios