Junta, Diputación de Albacete y UCLM colaboran por unos regadíos más eficientes

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural ha suscrito un convenio con la UCLM y el ITAP en materia de regadío que permita “utilizar muy bien el agua para que cada gota genere rentabilidad”
Junta, Diputación de Albacete y UCLM colaboran por unos regadíos más eficientes. En la imagen un instante de la firma del acuerdo de colaboración entre las tres instituciones
photo_camera Junta, Diputación de Albacete y UCLM colaboran por unos regadíos más eficientes. En la imagen un instante de la firma del acuerdo de colaboración entre las tres instituciones

El rector de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), Julián Garde, y el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, han firmado un convenio de colaboración en materia de regadíos, que conlleva la puesta en marcha del proyecto “Implantación y desarrollo de herramientas de Ayuda en la Toma de Decisiones para Ahorro de Agua y Seguimiento de Superficies en Regadíos y asesoramiento al agricultor de Castilla-La Mancha”, en el que también participa el Instituto Técnico Agronómico Provincial S.A.U (ITAP).

La delegación de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Albacete ha acogido la firma de este acuerdo centrado en el ámbito de regadío. El rector ha mostrado su satisfacción ya que muestra “el afán de la Universidad por contribuir al desarrollo de cuestiones importantes para nuestra región”, señaló. Además de dar lugar a un proyecto de innovación entre la UCLM, el gobierno regional y el ITAP, pone de manifiesto el “énfasis de la Universidad regional en colaborar con las instituciones de nuestra comunidad autónoma”, dijo.

Este convenio, cuya cuantía asciende a más de 825 000 euros, estará desarrollado, por parte de la UCLM, por el Centro Regional de Estudios del Agua (CREA), con José María Tarjuelo a la cabeza, y por la Sección de Teledetección y SIG, del Instituto de Desarrollo Regional (IDR), dirigida por el profesor Alfonso Calera, “con lo cual, la universidad aporta a este convenio lo mejor que tiene, que es su talento, representado por dos investigadores que llevan muchos años trabajando en estos temas, y lo harán con un abordaje transversal y puntero en cuanto a la aplicación de tecnologías” señaló, el rector.

Por su parte, el consejero ha recordado que las tres partes firmantes trabajan desde hace mucho tiempo por la agricultura y el uso eficiente del agua. Un acuerdo, como indicó, que permitirá difundir una mejor información en materia de uso eficiente del agua a todos los agricultores de Castilla-La Mancha. “y que verdaderamente se produzca la transferencia del conocimiento a los agricultores en el campo para que ellos tengan la información suficiente a la hora de tomar decisiones de forma correcta. Este convenio facilitará a los regantes saber cuántas gotas de agua tienen que utilizar para que su producción se maximice y sea más rentable, esa es la clave”, afirmó.

Una cuestión, la del regadío, que es “fundamental, pues como recordó Martínez Arroyo, la mayor parte de la agricultura castellanomanchega es de secano, suponiendo un 85 por ciento de la superficie agrícola útil y un 15 por ciento la de regadío, “muy por debajo de la media nacional, que se sitúa en el 24 por ciento. “Vamos creciendo poco a poco y es importante que lo hagamos de manera sostenible, utilizando de forma eficiente el agua, el recurso más importante y el más limitante”. En este punto, el consejero señaló que actualmente se están invirtiendo en Castilla-La Mancha un total de 185 millones de euros en mejora de la eficiencia del riego.

En palabras de la presidenta del ITAP, este es un convenio de “envergadura” con un presupuesto “a disposición del avance, del desarrollo y de la tecnología en materia de regadíos, para que, en una situación como la actual de emergencia climática, podamos abordar, en una zona del planeta abocada a la desertificación, soluciones para que el sector agrario pueda seguir siendo rentable, respetuoso medioambientalmente y pueda seguir generando prosperidad y riqueza para las familias que viven de la agricultura en cada uno de nuestros municipios”, señaló Amparo Torres.

El presente acuerdo permitirá el desarrollo de una nueva herramienta para mejorar la eficiencia de riego y el uso de la teledetección para seguimiento de regadíos, con interés para formación de nuevos investigadores y para realizar transferencia tecnológica a regantes y administración pública. Se llevará a cabo un estudio al detalle sobre la situación y evolución de regadíos de una zona de explotación de aguas subterráneas de alta sensibilidad social como el Alto Guadiana.

Comentarios