lunes 6/12/21

Una mujer de 57 años de edad, de nacionalidad rumana, ha fallecido en Albacete víctima de las llamas que se producían en el interior de la vivienda que estaba ocupando junto a otras personas de nacionalidad extranjera en el camino de Portechuelo, en la carretera de Valencia, muy próximo al Hospital General de la capital albaceteña.

El incendio comenzaba pasadas las 23.00 horas y hasta el lugar de los hechos se desplazaron efectivos de la Policía Nacional y la Policía Local de Albacete, además de varias dotaciones de bomberos del parque de la capital y efectivos sanitarios, que nada pudieron hacer por salvar la vida de la mujer.

Aunque la Policía Nacional está investigando en estos momentos las causas del incendio, según fuentes consultadas por Europa Press, el origen del fuego estaría en un radiador eléctrico que habrían colocado demasiado cercano a los colchones en los que estaban durmiendo.

Estas mismas fuentes señalan que esta vivienda servía de asentamiento ilegal para varias personas, la mayoría de nacionalidad rumana, que vivían en condiciones "lamentables", que se habrían conectado de manera irregular a la red eléctrica, de ahí que contaran con un aparato eléctrico para calentarse.

En el momento en el que se originaron las llamas, la mayoría de las personas que estaban en el interior del inmueble conseguían salir por sus propios medios, a excepción de la fallecida.

Tras la extinción del fuego, los servicios forenses se desplazaron hasta el lugar de los hechos para proceder al levantamiento del cadáver y dictar la orden de su traslado hasta el Hospital Perpetuo Socorro de Albacete, para realizar la autopsia.

LOS SERVICIOS SOCIALES NO TENÍAN CONSTANCIA DE SU SITUACIÓN

Por otra parte, los servicios sociales de la Dirección Provincial de la Junta de Comunidades en Albacete no tenían constancia de la situación extrema de pobreza de la familia que ocupaba la vivienda incendiada y que le ha costado la vida a una mujer, tal y como han confirmado a Europa Press fuentes del gobierno regional.

Según apuntan estas mimas fuentes, la fallecida estaba viviendo junto a su marido y "otras personas" también de nacionalidad rumana de "manera ilegal", pero no habían solicitado ningún tipo de ayuda a los servicios sociales, por lo que no se tenía conocimiento de en qué condiciones de habitabilidad se encontraba el inmueble, ni tampoco su situación económica o personal de sus ocupantes.

De hecho, han añadido, "no consta" ningún expediente sobre estas personas y además, al estar "enganchados" al suministro eléctrico de manera irregular no podían tampoco acogerse a las ayudas de plan regional contra la pobreza energética.

Por otra parte, según fuentes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, tras el incendio, que comenzó en torno a las 22.40 horas, el marido de la fallecida fue atendido en el Hospital General de Albacete, pero tras comprobar que su estado no revestía ninguna gravedad fue dado de alta.

Comentarios