Miércoles 19.06.2019

Condenan a 28 años y medio de cárcel al asesino de la joyera de Albatana

El fallo le impone una pena de 23 años y medio de cárcel por asesinato, cuatro años por detención ilegal y un año más por daños, aunque la condena no llega a la pena que solicitaba la Fiscalía, que le reclama 32 años y medio de prisión

Condenan a 28 años y medio de cárcel al asesino de la joyera de Albatana
Condenan a 28 años y medio de cárcel al asesino de la joyera de Albatana

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Albacete ha condenado a 28 años y medio de prisión al acusado del asesinato de una joyera de Albatana en Tobarra, provincia de Albacete, en 2015, que recibió el veredicto de culpabilidad del tribunal de jurado.

El fallo de la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, le impone una pena de 23 años y medio de cárcel por asesinato, cuatro años por detención ilegal y un año más por daños, aunque la condena no llega a la pena que solicitaba la Fiscalía, que le reclama 32 años y medio de prisión.

Asimismo, el condenado tendrá que indemnizar en 120.000 euros al viudo de la víctima y en 20.000 euros a cada uno de los tres hijos.

Los hechos ocurrieron el 1 de julio de 2015, cuando la víctima, de 65 años, era joyera, residente en Albatana, y visitaba a los clientes en sus domicilios tanto para la venta de sus artículos como para su cobro.

El día de los hechos, acudió a una cita a la que había quedado, sobre las seis de la tarde, el día anterior con el acusado, que era cliente suyo, en Tobarra, donde éste residía. Sin embargo, en lugar de mantener una reunión normal entre ellos, el acusado le ató las muñecas y tobillos y le puso una tela en la boca y la introdujo en el maletero del coche de ésta.

A continuación, se puso al volante y condujo en dirección a Jumilla, aunque en las proximidades de esta localidad cambió de sentido y regresó dirección a Ontur. Condujo durante varias horas por la zona, estando en todo momento la víctima en el interior del maletero, atada de pies y manos, amordazada y sin poder salir, hasta que el acusado decidió terminar con su vida.

Con dicha finalidad, a la altura del kilómetro 21 de la carretera CM-3215, se salió hacia un camino de tierra, parando el coche en una zona rural. Abrió el maletero, donde la mujer continuaba maniatada y, por tanto, imposibilitada para defenderse.

Entonces, el procesado agarró una piedra y le golpeó fuertemente la cabeza, abriéndole una herida que sangraba abundantemente y le provocó una fisura en la base del cráneo, pero que no le hizo fallecer en ese momento.

Consciente de ello, el acusado la metió de nuevo en el maletero y se dirigió a Ontur, conduciendo durante varias horas, mientras la mujer aún estaba viva dentro del maletero.

Cerca de las 00.00 horas, el acusado la abandonó en una tierra de labor de las inmediaciones del pueblo, siendo consciente que aún estaba viva e iba a morir como consecuencia de la herida causada en la cabeza.

Tras pasar varias horas sola y abandonada en aquel lugar, la mujer falleció por una conmoción craneal provocada por la fisura en el cráneo producida por el golpe de la piedra que le había dado.

El acusado llevó el coche de la víctima hasta Ontur, donde le prendió fuego, hasta quedar calcinado. Se encuentra en prisión provisional por esta causa desde el 10 de julio de 2015.

Más información en vídeos 
Comentarios