jueves 12.12.2019

Condenado un padre por agresión sexual continuada a su hija en Villarrobledo

Se trata de unos hechos que llegó a perpetrar “casi a diario” y que hicieron que finalmente la niña tuviera que ser ingresada en un centro hospitalario ante su “alto riesgo de suicidio”
En la imagen de archivo el Palacio de Justicia - Juzgados en la ciudad de Albacete
En la imagen de archivo el Palacio de Justicia - Juzgados en la ciudad de Albacete

La Audiencia Provincial de Albacete ha impuesto una condena de 14 años y cinco meses de prisión a un hombre acusado de un delito continuado de agresión sexual hacia su hija menor de edad cuando ésta tenía entre 11 y 14 años de edad, en el domicilio familiar del municipio albaceteño de Villarrobledo.

Se trata de unos hechos que llegó a perpetrar “casi a diario” y que hicieron que finalmente la niña tuviera que ser ingresada en un centro hospitalario ante su “alto riesgo de suicidio”.

La sentencia, dictada por la Sección Segunda, puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, y condena al acusado, B.E.F., de 46 años, tras el juicio celebrado los días 1 y 2 de octubre.

El fallo judicial considera que el padre realizó a su hija, nacida en 2004, “diversos actos de tipo sexual “de forma continuada y con una frecuencia que fue en aumento hasta llegar a ser casi a diario”, y los abusos sucedieron “al menos entre septiembre de 2015 y noviembre de 2017”.

La sentencia dice que B.E.F. “aprovechó su relación de parentesco y los momentos en que la menor se quedaba sola en la vivienda familiar en la que convivían junto a su esposa y dos hijos más”, a su vez, el padre “infundió de forma permanente a la menor un estado de temor y desasosiego, para que la misma accediera y fuera permisiva a sus pretensiones sexuales sin oposición alguna y para garantizarse que no le dijera a nadie lo que le hacía”.

El tribunal da por probado el delito continuado de agresión sexual, que además de penar con los 14 años y cinco meses de cárcel castiga con 10 años de libertad vigilada, 19 años de inhabilitación especial “para ejercer cualquier profesión u oficio que conlleve contacto regular y directo con menores de edad”, y la indemnización de 35.000 euros para la niña por las lesiones y secuelas.

El fallo apunta que los hechos se conocieron porque la menor entregó a su tutor en el instituto una carta donde “se despedía y pedía perdón”, y mencionaba “que habían abusado sexualmente de ella”.

En noviembre de 2017, tras poner en conocimiento lo ocurrido el tutor, la víctima tuvo que ser ingresada tres semanas en un centro hospitalario y presentaba "un alto riesgo de suicidio”. 

Más información en vídeos 
Comentarios