Expertos advierten de lesiones cutáneas ante una exposición solar prolongada

Los especialistas del servicio de Dermatología del Área Integrada Sanitaria de Almansa (Albacete) han advertido de que la exposición directa y prolongada al sol a lo largo del verano puede producir lesiones cutáneas irreversibles

Recomiendan evitar la exposición continua al sol para evitar el Cáncer de Piel en el Día Europeo - Imagen de archivo de personas tomando el sol en una piscina
photo_camera Expertos advierten de lesiones cutáneas ante una exposición solar prolongada - Imagen de archivo de personas tomando el sol en una piscina

Los especialistas del servicio de Dermatología del Área Integrada de Almansa (Albacete) han advertido de que la exposición directa y prolongada al sol puede producir lesiones cutáneas irreversibles.

Estas advertencias se basan, según ha explicado la dermatóloga y gerente del Área Integrada de Almansa, Asunción Cuenca, en que "las personas que han abusado del sol pueden experimentar manchas en la piel, arrugas, cataratas y, a la larga, cáncer cutáneo o tumoraciones superficiales", tal y como ha informado en nota de prensa el SESCAM.

Sin embargo, Cuenca ha destacado también que la luz solar nos proporciona efectos fisiológicos positivos como por ejemplo "estimula la síntesis de vitamina D, la cual previene el raquitismo y la osteoporosis, favorece la circulación sanguínea y actúa en el tratamiento de algunas dermatosis".

A pesar de los beneficios del sol y de los efectos que se le atribuyen y que influyen incluso en el estado de ánimo de las personas, la gerente del Área Integrada de Almansa ha advertido de que "hay que sopesar las ventajas y los inconvenientes que tiene una exposición excesiva al sol sin protección, ya que los hábitos solares de buena parte de la sociedad no son correctos".

Consecuencias invisibles

La doctora Cuenca ha indicado que "hay que tener en cuenta que el sol provoca no sólo lesiones visibles en la piel en forma de quemaduras o eritemas, sino que también tiene consecuencias invisibles, dañando el material genético de las células de la piel hasta el punto en que éstas no pueden reparar más las anomalías provocadas y pudiéndose volver cancerosas".

Según estimaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), cada año se producen en todo el mundo más de dos millones de cánceres de piel distintos del melanoma y más de 200.000 melanomas malignos.

En este sentido, Asunción Cuenca ha señalado que "las personas de piel clara tienen más riesgo de sufrir cáncer de piel debido a la ausencia relativa de pigmentación". Del mismo modo, ha recodado que aunque el color de la piel bronceada se asimila a la buena salud, el sol puede provocar trastornos dérmicos, tanto visibles y como invisibles.

La prevención es la clave

Según distintos estudios clínicos, utilizar un fotoprotector durante los primeros 18 años de vida puede reducir hasta un 78 por ciento el riesgo de cáncer cutáneo.

La mejor manera de prevenir cualquier lesión de este tipo es minimizar el contacto con el sol, por lo tanto, es aconsejable evitar la exposición entre las 12.00 y las 18.00 horas, utilizar un factor de protección adecuado a cada tipo de piel y aplicarlo cada dos horas o después de cada baño.

Asimismo, no se debe exponer a los niños y bebés al sol debido a que su piel puede sufrir más lesiones que la de los adultos y que se les debe proteger con camisetas, gorras y gafas de sol.

Comentarios