martes 26/10/21

Un odontólogo deberá indemnizar en 82.000 euros a su paciente

El juzgado de lo Penal número 1 de Albacete ha condenado al odontólogo R.N.F., como autor de un delito de lesiones causadas por imprudencia grave a cuatro meses de prisión, a la inhabilitación para ejercer su profesión durante dos años y a indemnizar a su paciente afectado en 82.019 euros más los intereses legales.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, recoge como hecho probado que el 28 de noviembre de 2006, por la tarde, L.L.C. asistió la clínica dental de La Roda (Albacete), donde ejercía su actividad profesional como odontólogo el acusado, ciudadano argentino, mayor de edad y sin antecedentes penales, para la realización de un empaste en el segundo molar inferior izquierdo.

Para la realización de dicho empaste, el acusado procedió a anestesiar el nervio dentario inferior del lado correspondiente, mediante una punción en la mandíbula, para lo que usó una aguja de un solo uso de longitud que no ha quedado exactamente determinada, pero adecuada a tal efecto.

Sin embargo, en el momento de estar realizando dicha punción se produjo la rotura de la aguja, por causa que no ha resultado exactamente determinada pero, en todo caso, ajena a la actuación del acusado.

Ante dicha situación, el acusado intentó extraer la aguja con unas pinzas y, al no conseguirlo, por quedar absorbida íntegramente por los tejidos, realizó una radiografía de la misma, sin comunicarle en ese momento nada al lesionado y finalizando la realización del empaste.

A las 13.00 horas del día siguiente, el acusado llamó a L.L.C. por teléfono y le citó a las 17.00 horas, momento en el que le comunicó lo ocurrido y le aconsejó que acudiera a un cirujano maxilofiacial para su valoración.

El 30 de noviembre de 2006, el lesionado acudió a la consulta de un cirujano maxilofacial, que sometió a L.L.C. esa misma tarde a una intervención de urgencias en su consulta para intentar extraer la aguja, lo cual resultó infructuoso. Posteriormente, el lesionado ha sido sometido a nuevas intervenciones quirúrgicas mediante las cuales no ha resultado posible la extracción de la aguja.

SECUELAS

A consecuencia de estos hechos, L.L.C. sufre una lesión consistente en "tenencia de un cuerpo extraño de 3 centímetros en espacio pterigoideo" que requirió para su curación, además de una primera asistencia médica, tratamiento facultativo consistente en diversas pruebas exploratorias e intervenciones quirúrgicas para intentar proceder a su extracción, todas las cuales han resultado infructuosas, habiendo tardado en curar 425 días impeditivos, de los cuales dos fueron con ingreso hospitalario.

Como secuelas sufre trastorno depresivo y una cicatriz en la parte posterior de la oreja de unos 15 centímetros que le produce un perjuicio estético ligero, además de otros síntomas, y unido al hecho de que el trozo de aguja sigue en su mandíbula. En el momento de los hechos, el acusado estaba asegurador por una entidad aseguradora.

Comentarios